Valdez: “El municipio insiste en sustituir trabajadores de la COOPI por precarizados”

Coopi Gremial Portada Servicios Públicos

A casi dos meses de haber asumido el servicio de agua, el municipio de Villa Carlos Paz se niega cumplir con el laudo ministerial que establece que son 118 lxs trabajadorxs con los que se tiene que brindar el servicio de agua.

Cabe recordar que el laudo precisa el número sale de “establecer un valor promedio de 3,5 operarios cada mil conexiones domiciliarias y que para el caso de Carlos Paz superan el centenar de trabajadores dando pautas mínimas que incluyen, además, al proceso de saneamiento como estructura funciona integrada”, según se lee en el documento firmado por el ministro Omar Sereno.

De esos 118, 102 fueron identificadxs con nombre y apellido de los cuales 83 firmaron su voluntad de traspaso al municipio en marzo y abril.

Estaba previsto que el jueves 24 de junio se desarrolle una audiencia convocada por el ministerio de Trabajo, pero luego fue suspendida a raíz del recurso administrativo interpuesto por la municipalidad. El encuentro tenía por finalidad que los 19 trabajadorxs de la COOPI que están individualizados en el laudo y que aún no expresaron su voluntad de mantener su puesto de trabajo en el servicio de agua, ahora prestado por la municipalidad, lo hagan.

Sin embargo, para el gobierno de Carlos Paz Unido el traspaso ya está cerrado con los 83 trabajadores que dieron su conformidad. Es decir que quienes no manifestaron su voluntad de traspaso, ya perdieron su oportunidad de ingreso.

Con la advertencia de que están dispuestos judicializar la discusión (tal como ya lo expresó en una de las audiencias el abogado Marcelo Ambroggio), el municipio presentó un recurso administrativo ante el Ministerio de Trabajo. Tras ello, el organismo provincial decidió suspender la audiencia del 24 de junio hasta tomar una resolución tras la prestación hecha por las autoridades municipales.

Para el SIPOS, el proceso de traspaso no solo no está cerrado, sino que aún falta completar la nómina de trabajadores hasta llegar al número de 118 definida en el laudo. “El ministerio ha sostenido que el laudo es claro y que son 118 los trabajadores con los cuales debe brindarse el servicio de agua”, expresó el secretario general del gremio, Gustavo Valdez, en diálogo con VillaNos Radio.

En este sentido, afirmó que desde el gremio esperan que el ministerio de Trabajo rechace el planteo hecho el por municipio y a la brevedad convoque a una audiencia para disponer la continuidad del proceso de traspaso de trabajadores de la COOPI al municipio.

Valdez dijo que no descartan emprender acciones legales y gremiales si el municipio se sigue negando a cumplir con el laudo. “Realmente no imaginamos como sería que el ministro pueda decir que el laudo no dice lo que dice. Es un laudo de cumplimiento obligatorio”, manifestó y reiteró que esperan que el Ministerio convoque a la brevedad a una nueva audiencia para seguir con el proceso de recepción de manifestaciones de voluntad de traspaso.

Consultado sobre la situación en la que se encuentran las y los 83 trabajadores que ya están en el municipio, Valdez aclaró que están efectivos (es decir, con estabilidad laboral garantizada) y registrados. También se les ha otorgado la cobertura de Apross como obra social.

“La documentación laboral de los compañeros da cuenta de que son trabajadores contratados efectivos. No son contratos a plazo, son contratos efectivos que se dan en el marco de la Ley de Contrato de Trabajo 20.744. Por ahí generó preocupación entre los compañeros la palabra ‘contratado’ porque, en rigor, en el caso del empleo público la palabra ‘contratado’ significa ‘precarizado’ o lo opuesto a ser planta permanente. Pero en el caso de la Ley de Contrato de Trabajo, todos los trabajadores somos contratados de manera efectiva o a plazo. En el caso de los compañeros, todos son efectivos. Esto se sostiene también en lo que figura en el recibo de sueldo, donde también se detalla la antigüedad que a cada uno le fue reconocida. Es decir que el tema de contratación ya está resuelto”, aseguró Valdez.   

No obstante, advirtió que hay varios trabajadores a los que aún no se les ha asignado tarea. El argumento que da el municipio es la situación de la pandemia, por lo cual se los hace volver a su casa sin que desempeñen ninguna actividad. “A los compañeros se los manda a la casa con el discurso de la pandemia y su lugar es ocupado por contratados municipales”, dijo el dirigente.

En esa línea consideró que “hay una resistencia por parte del municipio a entender que tomaron el servicio de agua potable tal como estaba estructurado en la COOPI, al menos respecto de sus trabajadores”.

Y remarcó: “El municipio insiste en sustituir trabajadores de la COOPI por precarizados, recientemente contratados para cubrir esos mismos puestos”.