Tragedia en Circunvalación: “La conducta de Amoedo no fue accidental”, dijo Fernanda Guardia

Justicia Portada

Fernanda Guardia es la única sobreviniente del siniestro vial conocido como “la tragedia en Circunvalación”, donde perdieron la vida Sol Viñolo y Agustín Burgos tras ser atropelladxs por el vehículo que conducía a alta velocidad, alcoholizado y drogado, Alan Amoedo.

El lunes 17 de mayo de 2021, alrededor de las 16, Sol detuvo su auto en la Circunvalación a la altura de Fuerza Aérea. Llamó a la grúa y junto a Fernanda acudieron a su amigo Agustín Burgos, ya que se sentían inseguras en el lugar porque cargaban costosos equipos de filmación. Lo llamaron para que las acompañe hasta que llegue la grúa del seguro. Agustín estacionó, bajó de su auto y minutos después fue arrollado junto a sus amigas.

Amoedo se iba sacando una selfie y tomando cerveza mientras manejaba a alta velocidad un Volkswagen Vento que no pudo dominar y terminó desbarrancando. Tomó por atrás el auto estacionado y embistió de lleno a lxs tres jóvenes que estaban sentados en el pasto esperando por la grúa.

Sol y Fernanda venían de hacer una última entrevista para su proyecto de tesina, un documental sobre poesía trans en Córdoba. Una para el Doctorado en Antropología y la otra para su Licenciatura en Cine. Por su parte, Agustín Burgos era licenciado en Cine y tiene una hija de cinco años.

Fernanda quedó gravemente herida. Estuvo internada en el Hospital de Urgencias más de 60 días, en forma alternada. La operaron varias veces, tiene tres quebraduras que no se operan y permanece en silla de ruedas. En diálogo con VillaNos Radio, la joven dijo que recuerda todo lo sucedido aquel fatídico 17 de mayo de 2021.

“Recuerdo de la mañana a la noche todo lo sucedido. La conducta de Amoedo no fue accidental. Desde el año 2013 él venía sacándose fotos y sabiendo que estaba manejando alcoholizado. El tema no es ese día en particular que él estaba borracho, sino cuáles son sus actitudes luego de emborracharse”, expresó.

En el repaso Fernanda señaló que Amoedo cometió muchas infracciones antes se atropellarles, por eso insisten en que no se trató de un accidente. “Él fue muy consciente de sus actos. Actuó de una manera totalmente irresponsable. No puede ser que se te rompa el auto y que tengas que estacionar en circunvalación y que eso tenga un peligro de muerte”, afirmó.  

Amoedo estuvo detenido solo 19 días. Pasó de estar imputado por homicidio culposo agravado a homicidio con dolo eventual. Sin embargo, el fiscal Tomás Casas, a cargo de la investigación, cambió la carátula nuevamente el último día hábil del año. Bajó la imputación y planteó el pedido de elevación a juicio.

El próximo 17 de mayo del 2022, primer aniversario del siniestro vial, Amoedo será juzgado como supuesto autor responsable de los delitos de homicidio culposo por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo con motor doblemente calificado, y lesiones culposas graves por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo con motor calificadas en concurso ideal. El día de la tragedia, manejaba con 2,7 grados de alcohol en sangre y restos de cocaína en su organismo.

Las familias de las víctimas insisten en que la imputación que debería recaer sobre Amoedo es la de homicidio doloso y lesiones dolosas. El dolo en el derecho penal es la voluntad e intención de realizar una acción estipulada y penada por la ley. Consiste en cometer un delito de manera deliberada, con intencionalidad y sabiendo las consecuencias que puede traer consigo dicho acto delictivo.

“El nuevo fiscal, Gustavo Aravena, está totalmente de acuerdo en cambiar la caratula de la causa. Esto se debería lograr en el juicio. La pena, en lugar de ser de tres a seis años pasaría a ser de ocho a 25. Eso permitiría dejar un mensaje a la sociedad de que no es algo divertido salir a manejar borracho, sino que es peligroso”, señaló Fernanda.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial será “Amicus Curiae”

En el marco del juicio que comienza el 17 de mayo, el Poder Judicial admitió a la Agencia Nacional de Seguridad Vial como “Amicus Curiae”.

Se trata de una figura procesal reconocida por un gran número de tribunales nacionales e internacionales, que consiste en una vía para proporcionar argumentos y opiniones por terceros ajenos al proceso ante un tribunal.

Según indicaron desde el organismo, tendrán la misión de “otorgar a los jueces argumentos de relevancia pública, que permitan ampliar la perspectiva del debate y enriquecer los fundamentos y consideraciones de los derechos durante el proceso judicial”. La Agencia comparte el pedido para que en el juicio se adopte la figura del homicidio doloso y lesiones dolosas.

“Ese apoyo es algo muy bueno y super necesario. Además, deja en evidencia la necesidad de un cambio en el Código Penal. Se tienen que actualizar esas leyes. Está sucediendo otra cosa en la calle. No están sucediendo accidentes. La gente tiene que saber que tiene que tomar otras decisiones a la hora de manejar”, remarcó.