Sobre la muerte de De la Sota y como la historia escrita por los opresores es amplificada hasta la deformidad