“Si la propuesta del mercado inmobiliario es volver a la situación anterior a la ley, no lo vamos a aceptar”, advierten desde Inquilinos Córdoba

Economía Portada

El secretario de Comercio, Roberto Feletti, encabezó el pasado jueves 17 de marzo el segundo encuentro de la Mesa de Alquileres, donde no hubo acuerdo entre inquilinos e inmobiliarias para modificar la legislación que regula el mercado inmobiliario.

Allí se establecieron varios ejes de trabajo como publicar en un portal oficial el ajuste anual establecido por la ley; ejercer un control de la ley de alquileres a través de la Defensoría del Consumidor recibiendo los contratos de las personas que alquilen y no se ajusten a la ley tornándose abusivos; y anexar a todos los contratos de alquiler una planilla complementaria con todos los derechos establecidos.

Maximiliano Vittar, integrante de Inquilinos Córdoba, valoró el espacio de reunión ya que, si bien se demanda modificaciones a la ley de alquileres, desde las organizaciones de inquilinxs subrayan que antes que modificarla debería buscarse su total cumplimiento.

Durante la reunión se trataron distintas cuestiones que afectan a quienes alquilan. La intención es que a través de estos encuentros se alcancen soluciones consensuadas que permitan aumentar la oferta de viviendas en alquiler y proteger a quienes alquilan.

“Se han barajado opciones que van desde la modificación de la ley como así también otros temas que tienen que ver con garantizar el cumplimiento de la ley, generar mecanismos de sanción ante el incumplimiento y, por último, abordar la cuestión de la vivienda ociosa en Argentina”, detalló Vittar en diálogo con VillaNos Radio.

El dirigente rechazó de plano que sea la ley de alquileres la que haya generado una retracción de la oferta de inmuebles y que, como consecuencia, los precios se hayan disparado. “Antes de la ley de alquileres tampoco estábamos en una situación ideal”, dijo y recordó que en su discurso frente a la Asamblea Legislativa el presidente Alberto Fernández habló de una modificación en post de mejorar la oferta y el acceso a la vivienda.

“Siempre planteamos que la ley de alquileres era un piso de derechos en una relación que no es equilibrada. De un lado hay una persona que tiene un poder económico mucho mayor y del otro esta el inquilino, que tiene una necesidad básica que es conseguir un techo donde vivir”, describió e insistió que asolo aceptarán cambios que no vulneren derechos de las familias inquilinas.

“Si la propuesta del mercado inmobiliario es volver a la situación anterior a la ley, no lo vamos a aceptar. No vamos a aceptar reducir el plazo mínimo (establecido en tres años en la norma vigente). Eso brinda estabilidad a las familias que alquilan”, precisó.

Impuesto a la vivienda ociosa

Otro de los ejes de trabajo definidos en la reunión fue avanzar en la sanción de una ley de impuesto a la vivienda ociosa. Consultado al respecto, Vittar aclaró que se aplicaría para dueños de más de tres propiedades y que la norma estaría dirigida hacia los grandes desarrollistas. “Ellos son los grandes concentradores de viviendas. A nivel internacional está demostrada la forma en la que funcionan estas medidas”, dijo y mencionó como ejemplo que países como Canadá, Alemania, Estados Unidos y Reino Unido han aplicados regulaciones de este tipo.

“En Canadá, por ejemplo, comenzó a aplicarse en 2017 y en un año se redujo en un 15 por ciento la vivienda ociosa. La propuesta está pensada para evitar la especulación. El secretario de Comercio también habló de una compensación en bienes personales para aquellos que pongan su vivienda en alquiler”, manifestó.

El dirigente marcó la necesidad de romper con el discurso instalado por parte de las grandes desarrollistas de que el problema que tiene el país es la falta de viviendas. “El problema que tenemos en Argentina es que cada vez hay mas viviendas en menos manos. Por eso también planteamos que tiene que haber una redistribución real de las propiedades. Porque si producto del impuesto a la vivienda ociosa, muchos propietarios pequeños deciden vender su propiedad o rematarla y la terminan comprando las grandes desarrollistas, seguiremos en la misma situación”, advirtió.