Se reactiva la Multisectorial para ponerle un freno al autoritarismo del gobierno de Carlos Paz Unido

Política - Municipal Portada

Con una importante y plural concurrencia, se reactivó el espacio de la Multisectorial. El encuentro se desarrolló el pasado martes 29 de diciembre y participaron referentes de distintos espacios políticos, organizaciones sociales, sindicatos, instituciones intermedias y vecinos en general.

El punto en común en el que hubo coincidencias fue en la necesidad de ponerle un freno al autoritarismo del gobierno de Carlos Paz Unido.

En este sentido hubo expresiones de preocupación por la situación en la que se encuentra la Cooperativa Integral, tras el intento de pasar el servicio de agua a manos municipales, sin que haya cuestionamientos sobre la calidad del servicio y sin dar garantías sobre qué pasará con los puestos de trabajo.  

También inquieta la situación del personal de salud municipal, quienes desde hace varias semanas vienen reclamando mejores condiciones laborales, sin que haya existido posibilidad de diálogo con las autoridades municipales.

Entre los presentes en la reunión estuvieron la legisladora Mariana Caserio, los referentes del Frente Capaz Carlos Felpeto y Walter Gispert, y el líder del espacio Carlos Paz Despierta, Emilio Iosa.

“Tenemos que seguir aunando esfuerzos para apoyar a la COOPI. No tengo palabras para expresar el atropello que está haciendo el Ejecutivo municipal no sólo con una institución emblema de esta ciudad, sino con todos aquellos que pensamos distinto. El diálogo es una palabra que realmente no conocen. No les importa la opinión de los demás. Pero por sobre todas las cosas, no les importan los ciudadanos”, dijo Caserio al hacer uso de la palabra en el encuentro.

Felpeto, por su parte, hizo referencia a la cuestión mediática, poniendo la mirada en las presiones que el gobierno de Carlos Paz Unido ejerce sobre la prensa. “No sé si pauta mata idea, pauta mata presencia. ¿Dónde están los medios de Carlos Paz? Eso es lo que también nos tiene que preocupar y hacer reflexionar. Se ha logrado tener una sociedad desinformada”, expresó.

Walter Gispert habló de la necesidad de seguir trabajando en la construcción de consensos en el armado de un espacio plural. “Está claro que el punto de convergencia es la defensa de la COOPI y del servicio de agua. Pero hay que contarle también a los carlospacenses que este gobierno aumentará en 72% el transporte urbano, que le aumentan tres veces por año la tarifa a COTRECO, que no sabemos qué pasará con Carlos Paz Gas”, enumeró y subrayó: “Debe avanzarse en un planteo político”.    

También participaron lxs concejalxs Natalia Lenci (UCR), Gustavo Molina (Frente Capaz), Carlos Quaranta (Carlos Paz Inteligente) y Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta).

“Estamos todos preocupados por el futuro de la ciudad. Este espacio tiene que servir para discutir todo lo que es necesario de discutir en la ciudad, estemos o no en temporada”, consideró Quaranta.

Lassaga, a su turno, sostuvo que la decisión del gobierno de Carlos Paz Unido sobre el servicio de agua “puede ser legal, pero no es legítima”. “Y no lo es porque no se tomó en el ámbito de representación que tienen los vecinos de Carlos Paz, que es el Concejo de Representantes. No lo hicieron ni con el Concejo anterior, ni con este”, recordó.

De parte de la Cooperativa Integral estuvieron integrantes del Consejo de Administración y del cuerpo de trabajadorxs.  También hubo referentes del movimiento cooperativo como Raul Hoya de FECESCOR quien habló de la importancia de que el gobierno provincial intervenga en resguardo de la Cooperativa. “Lo que está en juego es la institucionalidad. Que se caiga una cooperativa es un antecedente muy malo”, dijo.  

Las organizaciones sociales también se hicieron presentes. Hubo referentes del escuelas, merenderos y comedores de la ciudad, del Refugio Nocturno Cura Brochero, del Club Solidario “De Mano en mano” y de organizaciones ambientales como Protección Humana del Medio Ambiente y la ONG Educación, Ambiente y Trabajo. Su referente, el ingeniero Juan Carlos Paesani sostuvo que el problema principal es que el gobierno municipal “jamás respetó a las organizaciones”.

“No solo la COOPI viene soportando desde hace muchos años el destrato, sino también otras organizaciones como las ambientales, que no decimos cosas que les gustan a los que gobiernan”, señaló.