Reclaman la protección del humedal El Pantanillo

Ambiente Portada

El 2 de febrero se conmemora el Día Mundial de los Humedales​ en conmemoración de la firma del Convenio sobre los Humedales en Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971. Este convenio es el primer tratado en el planeta relativo a la conservación y el uso racional de los humedales.

Desde hace años que la ONG Educación, Ambiente y Trabajo (EAyT) viene exigiendo la protección de El Pantanillo, en la zona oeste de la ciudad de Villa Carlos Paz. Es por ello que inscribió al humedal en los eventos del Día Mundial de los Humedales en la Convención Ramsar, con sede en Ginebra, Suiza.

“Un humedal es un lugar donde el nivel del agua no sobrepasa los 6 metros de altura. Pueden ser de agua salada cercanos al mar o de agua dulce como en el caso del Delta del Paraná o los Esteros del Iberá. Juegan un rol muy importante en cuanto a la biodiversidad y los servicios ambientales que prestan. Considerando el impacto del calentamiento global, desde la Convención Ramsar y dese otros lugares se viene pidiendo que cuiden y restauren los humedales”, comenzó explicando el ingeniero Juan Carlos Paesani, referente de la ONG.

La misión de la Convención es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.

Paesani valoró que desde este organismo que vislumbre la importancia de la protección del humedal El Pantanillo; sin embargo, el municipio de Villa Carlos Paz sigue haciendo oídos sordos a esa solicitud. En este sentido dijo que varios funcionarios son “pseudoambientalistas de oficina”.

“Jamás van al lugar a ver que ocurre. El 29 de enero estuve recorriendo El Pantanillo. Gracias a la naturaleza, en la parte que fue impactada hace tres años ya proliferaron las plantas rizomáticas. Han conformado un gran islote. Pero falta remediar completamente el lugar impactado. La convención Ramsar llama a que este año y el 2023 sean los años de la restauración de humedales”, dijo Paesani y remarcó: “La política ambiental de Carlos Paz es una sarasa”.

El profesional subrayó que no alcanza la declaración de área protegida si esto no va a acompañado de un presupuesto acorde para desarrollar acciones de protección y remediación. “Esto yo lo dije en la audiencia pública donde se trató el Presupuesto. Para el área protegida Camiare, que es tan inmensa, tiene un presupuesto de 4 millones de pesos. ¿Qué se puede hacer con eso? Ni siquiera alcanza para colocar carteles que indiquen que esa es un área protegida”.