Punilla y Paravachasca: dos regiones movilizadas por el rechazo a las obras de autovía

Ambiente Portada

Dos regiones, mismo reclamo. Las regiones de Punilla y Paravachasca vienen fuertemente movilizadas en rechazo a las obras de autovía que pretenden construirse en las zonas. Y los ejes de cuestionamiento son similares: no se trata de obras prioritarias para las regiones, el trazado afecta cuencas hídricas, zonas de alto valor arqueológico y atraviesa zonas de bosque nativo de máximo nivel de conservación.

Para ambos proyectos se desarrollaron audiencias públicas donde la mayoría de las personas participantes se expresaron en contra. Sin embargo, el gobierno provincial desoyó lo expresado por la ciudadanía y avanzó en la ejecución de los trabajos.

Para ambos proyectos se representaron recursos judiciales que implicaron la solicitud de medidas cautelares con el objetivo de tener una resolución expeditiva por parte del Poder Judicial considerando que se están vulnerando derechos colectivos como lo es el acceso a un ambiente sano.

Ante la falta de respuesta de todos los poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) la única respuesta que queda para lxs vecinxs para defender sus derechos son las medidas de acción directa. Esto es: poner el cuerpo. Plantearse frente a las máquinas y hacerle frente a lo que venga.

Y lo que viene, cuando hay una decisión política resistida y sin consenso, es represión. La policía con sus armas, palos, escudos, cascos, caballos ejecutan la decisión se desalojar a quienes se organizan en el territorio para defender el agua, la tierra, el monte y la vida.

Los puntos en común entre estos dos frentes de lucha fueron abordados en el programa La Semilla, que conduce Hernán Uanini. Allí Eugenia Caraballo, integrante de la Asamblea San Roque Despierta, y Alejandra Perisset de la Asamblea de Paravachasca reflexionaron sobre la violencia estatal que se está sufriendo en los territorios donde los proyectos de autovía avanzan.

“Vengo con la lucha por la obra de la autovía de Punilla desde el 2017 y a partir de ahí los que nos vamos sumando a los colectivos en lucha vamos tejiendo redes y nos vamos solidarizando porque, en definitiva, vamos pasando por lo mismo. Nuestros reclamos justos que no son escuchados”, comenzó expresando Eugenia y aseveró que “desde hace un tiempo Punilla se ha unido a Paravachasca”.

En este sentido recordó la vigilia que las asambleas socioambientales de ambas regiones hicieron frente al Tribunal Superior de Justicia. “Le entregamos una carta tanto a los jueces de la Cámara Uno, donde está el recurso de amparo de les compañeres de Paravachasca, como a los jueces del TSJ donde está nuestro pedido de medida cautelara. La nota decía que, si ellos no daban respuesta a tiempo, lo único que nos iba a quedar era poner el cuerpo”.

Vale señalar que el viernes 8 de abril se produjo el segundo desalojo del acampe de la Asamblea de Paravachasca. Allí dos personas fueron detenidas por varias horas y, tras las protestas efectuadas frente a la comisaría de Alta Gracia, fueron liberados, pero se les mantuvo las imputaciones de resistencia a la autoridad y lesiones leves.

“Nos tocó hacerle frente a un Estado que utilizó toda su fuerza para sacarnos a quienes estábamos defendiendo un bien mayor, que es nuestro bosque”, consideró Alejandra.

A lo que Eugenia agregó: “Lo que se vivió en Paravachasca fue tremendo, porque la orden de desalojo era irregular. Nombraba un kilómetro en el que no estábamos. Lo que a mi me queda es una sensación de ilegalidad avalada por el gobierno. Fue una especie de mirar para otro lado y que la policía haga lo que tenga que hacer para desalojarnos”.

Las activistas repararon también en que la mayoría de lxs integrantxs de las asambleas son mujeres. Y precisamente son las mujeres las que se están poniendo el cuerpo frente a las máquinas y frente a la policía.

“Tuvimos que presenciar el abuso de la policía hacia una compañera que mientras estaba ahí. No solo fue agredida por un policía, sino que también fue manoseada”, denunció y remarcó: “Más allá de que el viernes nos sacaron, estamos convencides que no pasarán. Porque estamos al frente y seguiremos luchando. Estamos cansades de este avasallamiento, este despojo y saqueo”.  

Fotos: Asamblea de Paravachasca