Profundo pesar por el fallecimiento de Beatriz Castillo

DDHH Portada

A los 89 años falleció el pasado jueves 28 de octubre Beatriz Castillo, militante de derechos humanos y sobreviviente de La Perla, el centro de detención y tortura que operó durante la ultima dictadura cívico militar. 

Nacida en Los Gigantes y desde 1952 vivió en Villa Carlos Paz, con algunas interrupciones. MIlitó en el peronismo desde muy joven, lo cual la llevó a conocer y compartir la militancia con Rosita Varela (vieja militante del peronismo que tiempo después sería la primera mujer en ser concejal de Villa Carlos Paz en la década del setenta) y Roberto Colomer (médico pediatra, concejal del FREJULI, desaparecido el 20 de mayo de 1977). 

Integró el Frente Revolucionario 17 de octubre con la cual desarrolló una fuerte tarea social en los barrios de Villa Carlos Paz. 

Junto a sus hijos Adriana y Carlos Corsaletti, fueron víctimas del terrorismo de Estado. El secuestro ocurrió en su vivienda de calle Rivadavia, en septiembre de 1977. “De esta casa me llevaron a mí, a mi hijo Carlitos, a mi primo Aldo Tissera y a un compañero que había llegado en ese momento que se llama Fernando Agüero y está desaparecido. De ahí nos llevaron a La Perla, nos tuvieron diez días con todo tipo de torturas. A los tres días lo largan a Carlitos, que tenía 16 años y a mi primo Aldo; a nosotros nos dejan allí por diez días. De ahí nos llevan al campo de La Ribera y ahí nos tienen 36 días secuestrados. De allí nos llevan a la cárcel de San Martín, donde estuvimos un año y luego nos llevan a la cárcel de Devoto, donde estoy un año más. Salgo con libertad vigilada en Carlos Paz por un año, pero igual continúo con el trabajo social… no te hacen nada los palos”, relató la mujer en una entrevista realizada en febrero de 2011 por el grupo Huellas de la Historia.

Adriana, en tanto, fue detenida en La Tranquera, el restaurante que se encontraba en la esquina de Avenida San Martín y Esparta. De hecho se da una situación muy dolorosa de reencuentro entre Beatriz y su hija, que se reconocen en La Perla. 

“Estaban todos tirados y había como una cuadra donde estaban cerca de 50 personas, todos vendados y con los pies frente a la pared que tenían números. Nos llevan al baño; nos hacían agarrar una con la otra. Había gente que no se podía ni mover de los golpes, de la tortura, de la picana… Entonces, ella apoyó su mano en mi hombro y yo le conocí la mano y pregunté: ‘¿Hija?, ¿Adriana?’, y ella me respondió: ‘Mamita, no hables que te van a golpear’. Cuando llegamos al baño, nos sacan las vendas para lavarnos y ahí la veo. Era una bola negra, toda la espalda, los brazos… Casi pierde el brazo. Y la habían picaneado de la cabeza a los pies. Ahí nos vimos, nos pusieron una al lado de la otra y nunca más nos separaron hasta el día en que yo salí en libertad”.

Todo lo padecido en La Perla fue testimoniado por Beatriz y sus hijxs en el marco de la megacausa La Perla – Campo de La Ribera. Vale recordar que en agosto de 2016 el Tribunal Oral Federal Número 1 impuso la pena de prisión perpetua a 28 imputados. 

Recuperada la democracia, Beatriz Castillo integró los organismos de Derechos Humanos de Córdoba, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas. Allí cobijaron a lxs hijos de detenidxs y desaparecidxs conformando los talleres Julio Cortázar, donde acudían de muy pequeños niños que con el correr de los años, luego conformaron la agrupación HIJOS.

En enero de 1995 participó en la fundación de la Comisión en Defensa de los DDHH de Villa Carlos Paz, desde esta ONG lucharon para obtener un espacio de memoria y presentaron un proyecto que el Concejo Deliberante aprobó en vísperas de los 30 años del fatídico 24 de marzo del ´76 lo que se conoce hoy como Plaza de la Memoria en la cabecera oeste del puente Cassafousth.

También siguió trabajando en política, lo que la llevó a integrar la Convencional Constituyente, en 2007, que elaboró la primera Carta Orgánica Municipal de nuestra ciudad.

Su militancia social también la llevó a integrar la Cooperativa Integral, siendo delegada zonal y consejera. Por ese motivo, desde la COOPI la recordaron también con mucho afecto. “Al compartir el pesar con su familia, particularmente con sus  hijos Carlos y Adriana que trabajaron, como ella, por la COOPI siendo parte de sus cuerpos orgánicos, expresamos a Beatriz, en su despedida nuestro respetuoso homenaje”, expresaron desde la institución en un mensaje firmado por el presidente Adolfo “Taco” Mena. 

La agrupación Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba también se hizo eco de la muerte de Beatriz a través de un comunicado que se difundió en su perfil de Facebook: “Con gran dolor hoy despedimos a nuestra querida compañera BEATRIZ CASTILLO. Referente indiscutida de lucha por los derechos humanos en nuestra ciudad y en Carlos Paz donde vivía. Sufrió la cárcel y la represión junto a su familia y aún así siguió acompañando y honrando nuestra organización con su ejemplo de compromiso militante. Te extrañaremos. MEMORIA.VERDAD.JUSTICIA”

Del mismo modo, desde la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba compartieron un mensaje en el que expresaron “el profundo dolor y tristeza porque debemos despedir a Beatriz Castillo”. 

“Durante el terrorismo de estado fue secuestrada junto a sus hijxs y llevados al Centro Clandestino La Perla y luego a diversas cárceles del país. Comprometida y solidaria, militó en Familiares de Desaparecidxs y Detenidxs por Razones Políticas de Córdoba y fundó la Comisión de la Memoria de Villa Carlos Paz. Nos deja su inmenso ejemplo de lucha por los derechos humanos y por la construcción de Memoria, Verdad y Justicia”, expresaron.

También Mariano Colomer, hijo de Roberto Colomer, concejal desaparecido se expresó a través de las redes sociales: “Gracias Beatriz por militar con mis viejos, gracias por abrirme las puertas de tu casa y contarme con tanto amor los años compartidos con ellos. Gracias por organizar el homenaje en Villa Carlos Paz y gracias por tus 89 años de lucha. BEATRIZ CASTILLO, PRESENTE!!! Ahora y siempre!!!”, escribió.

Foto: La Jornada Web