Podrán robar y destruir nuestras banderas, pero nunca podrán quitarnos la alegría