Pese a las críticas, CPU y Lenci aprobaron el proyecto sobre luminarias

Portada Servicios Públicos

El Concejo de Representantes aprobó en segunda lectura y transformó en ordenanza el polémico proyecto que instaura un nuevo régimen para la gestión y realización de las nuevas obras de alumbrado público en Villa Carlos Paz, 100% financiadas por lxs frentistas.

Lo hizo en el marco de la una extensa y tensa sesión que se llevó a cabo el pasado jueves 21 de abril. La mayoría agravada que establece la Carta Orgánica para este tipo de propuestas se alcanzó con los siete votos del bloque de Carlos Paz Unido (Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Leonardo Villalobo, Carina Fernández, Mariano Melana y Patricia Morla) más el de la concejala radical Natalia Lenci.

El debate se extendió por casi cuatro horas en la sala ubicada en la planta alta de la Terminal de Ómnibus, a la que se le impidió el ingreso a los vecinos que concurrieron con la intención de presenciar la sesión.

Incluso hubo inconvenientes con la prensa. Los medios Bambacoop y Radio Cyber tuvieron inconvenientes para ingresar al recinto, previo al comienzo de la sesión. Personal de prensa del Cuerpo Legislativo y del Ejecutivo negaban la entrada a los trabajadores de prensa, que, pese a la negativa, lograron entrar. Todo quedó registrado en videos que fueron difundidos por ambos medios.  

Como paliativo se instaló, en el ingreso al cuerpo legislativo, un televisor.

El texto sancionado tiene algunas modificaciones en relación al aprobado en primera lectura, pero no refleja el sentir mayoritario de los vecinos que se expresaron en la audiencia pública y que se resumió en la frase: “sí a las luminarias y no al pago obligatorio”.

Las exposiciones de cada concejal fueron seguidas con atención por lxs vecinxs que portaban carteles donde expresaban su rechazo a la ordenanza. “Luminarias sí, pero pagadas por la municipalidad”, “no a la ordenanza, sí a las luminarias”, “no pagamos más” se leía en varios carteles al tiempo que también mencionaban al barrio al que pertenecían.

Las puertas cerradas del Concejo fueron progresivamente intervenidas con los carteles. De modo que los mensajes quedaron pegados en los vidrios. “Los impuestos tienen que volver al pueblo en obras”, “Lenci no olvidamos” o “Lenci traidora”, “LED si, pago no”, “gracias concejales de la oposición por escucharnos”, “defensor del pueblo vendido”, “el principio del fin de Carlos Paz Unido”, “Concejo cobarde, vecinos con hambre”, fueron algunos de los carteles que los vecinos dejaron como mensaje.

Adentro, el debate transcurría.

La primera en hablar fue la concejala de Carlos Paz Unido (CPU), Carla Livelli, quien afirmó que el proyecto nació a partir del plenario de los centros vecinales donde la demanda del recambio de luminarias aparece con mucha frecuencia.

“La luminaria LED tiene bajo costo e implica además un cuidado al medioambiente”, dijo y aseguró que el proyecto de ordenanza fue girado a cada entidad barrial para que lo pudieran evaluar. “Este proyecto tiene una gran virtud y es que surge a partir de una necesidad planteada por los vecinos”, destacó la edila.

Seguidamente tomó la palabra la concejala Lenci, sobre la cual estaban todas las miradas pues su voto era decisivo para la aprobación. Tras exponer una serie de modificaciones al proyecto, que fueron avaladas por el jefe de la bancada de CPU, Sebastián Guruceta, y aprobadas por todo el bloque oficialista.

“Quiero agradecer que estén acompañando estas modificaciones. Creo que estos cambios engrandecen más el proyecto y que está mucho más cerca de lo que los vecinos nos han pedido”, afirmó.

Desde la oposición giraron los argumentos de rechazo tomando muchas de las razones expuestas por los vecinos en la histórica audiencia pública,

“El 90% de las personas que hablaron le dijeron que no a esta ordenanza. Una audiencia pública que no es vinculante y que se expresó por el no. Y lo dijeron claramente”, expresó Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta).

“Rechazo que se apruebe a mano alzada modificaciones a la ordenanza que claramente están de modo anticipado consensuadas entre el oficialismo y la concejal Lenci”, comenzó expresando el concejal de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta, y agregó: “Creo que todos estamos de acuerdo en que el recambio de luminarias es necesario y que los vecinos lo vienen pidiendo hace tiempo. Ahora bien, estamos convencidos que esa es una tarea que le corresponde al municipio. Debe ser relevada, proyectada, planificada, gestionada y pagada por el Estado municipal. Y que lo haga con los impuestos que ya pagaron los vecinos”.

El edil de Carlos Paz Somos Todos, Jorge Lassaga, comenzó felicitando la participación ciudadana que se vio en la audiencia pública y enfatizó: “Carlos Paz necesita inversión en luminarias y que sean de la mejor tecnología posible. Pero para nosotros esta inversión debe ser afrontada con los recursos del Estado que ya dispone y que aportan los vecinos a través del pago de las tasas, contribuciones específicas y los impuestos a través de EPEC”.

Desde el Frente Capaz, el concejal Gustavo Molina argumentó que “en nombre del progreso se han cometido los más grandes atropellos para el pueblo argentino y este es otro más”. “Este proyecto está llevando a la posibilidad lisa y llana de imponer obras y que los vecinos lo tengan que afrontar con aportes extraordinarios”, manifestó.

 

¿Qué dice la ordenanza?

La ordenanza establece un nuevo régimen de gestión y pago de obras de alumbrado público. Esto puede implicar recambios de artefactos, de columnas o de cableados de alimentación; o bien obras civiles y eléctricas complementarias.

“Los vecinos podrán solicitar a través del Centro Vecinal de su barrio las obras de mejoramiento del alumbrado público, mediante nota ingresada por Mesa de Entradas del Municipio, en donde deberá consignar el sector a intervenir, la nota deberá estar firmada por al menos cuatro (4) miembros de la comisión con mandato vigente.

“En caso de no contar los vecinos con el acompañamiento y gestión de estas obras por parte del centro vecinal, podrán presentar la solicitud de obra mediante nota ingresada por Mesa de Entradas del Municipio, consignando el sector a intervenir, con la firma de al menos seis (6) frentistas por cada 100 metros lineales de obra a solicitar, designando en dicha nota un representantes por cuadra, los que deberán cumplir el rol de representantes de los vecinos a los fines de la presente Ordenanza”, expresa el artículo uno.

Una vez recibida la solicitud, la Dirección de Obras Públicas solicitará al área de alumbrado público “dictamen sobre las condiciones técnicas y los límites del sector a intervenir, siempre teniendo en cuenta razones técnicas y operativas del sistema”.

“La Dirección de Servicios Públicos a través del área de alumbrado público tendrá a su cargo la elaboración del proyecto técnico en donde se determinará la cantidad, ubicación y características de las luminarias a instalar, como así también todas las demás instalaciones necesarias para el correcto funcionamiento del sistema”, detalla la normativa.

El artículo tres es el más taxativo y no fue modificado durante el tratamiento en segunda lectura. Allí queda establecida que la obra es declarada “de utilidad pública y pago obligatorio a cargo de los vecinos frentistas beneficiarios”.

Los cambios incluidos en la sesión no modificaron lo sustancial de lo demandado por los vecinos. Es decir: el pago de la obra recaerá en la gente.

De hecho, todos los cambios en la ordenanza se dieron desde el artículo cuatro en adelante. Por ejemplo, al artículo cuatro referido a las formas de gestión se agregó la leyenda de que “cuando el dictamen de factibilidad técnica así lo determine, los centros vecinales o vecinos solicitantes podrán optar la forma de gestión de la obra según las siguientes modalidades” que son: por administración de los vecinos frentistas o por administración municipal.

Sea como sea, el pago recaerá todo en cada vecino y sin aporte municipal.  

Lenci también propuso, entre otras modificaciones, incorporar un párrafo al artículo seis referido a la Comisión de Adjudicación y estableció que en caso de empate (porque son cuatro miembros) la decisión final recaerá en el representante del Centro Vecinal o del representante de los vecinos que demandan la obra.   

Esto fue abucheado por los vecinos que estaban afuera puesto lo sucedido con esta ordenanza ha tensionado y cuestionado la representatividad de varios dirigentes de entidades barriales que se pronunciaron a favor de la ordenanza sin haber consultado a sus vecinos.