Multitudinaria caravana del movimiento cooperativo y mutual en apoyo a la COOPI

Cooperativismo Coopi Portada

El arco cooperativo y mutual de nuestra provincia concretó hoy un autazo en defensa de la Cooperativa Integral de Villa Carlos Paz. Cooperativas, mutuales, confederaciones y federaciones expresaron de esta manera su rechazo al intento del municipio de asumir el servicio de agua que la institución brinda desde hace 57 años. Además, participó la CTA de los Trabajadores.

La movilización comenzó minutos después de las 10 hs. desde la colectora de la autopista Justiniano Allende Posee a la altura del Espacio de Memoria “La Perla” y finalizó con un acto frente a la municipalidad que se encontraba vallada y con una fuerte custodia policial y de personal de infantería.

El pedido de las organizaciones de la economía social y solidaria de la provincia fue que se abra “una instancia de diálogo local y una mediación provincial y nacional en el conflicto que permita llegar a un acuerdo de trabajo conjunto Municipio/Cooperativa por el bien de la Comunidad”.

En el acto de cierre, estuvo presente el diputado nacional y vicepresidente de la Asamblea Nacional de Pequeños y Medianos Empresarios, Eduardo Fernández. “Mi mensaje es de ánimo al movimiento cooperativo, son un ejemplo de solidaridad. Adelante COOPI, hasta el final. Van a tener el apoyo de diversas fuerzas políticas, pero principalmente de la ciudadanía que está entendiendo cual es el dilema: negocio para unos pocos o servicios para la comunidad”, advirtió.

También, se expresó Pablo Tissera, jefe de la filial cordobesa del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos: “Cuando nos tocan a una nos tocan a todas y por eso estamos aquí presentes. Refuerzo lo que planteamos en la solicitada en muchos medios de la provincia y es exigir al municipio una instancia de diálogo donde se pueda llegar a buen puerto, porque hoy estamos ante una medida antidemocrática y anti-institucional”.

Por otra parte, sumó su mensaje hacia la COOPI Luis Castillo, presidente de la cooperativa de Oncativo y FECESCOR (Federación de Cooperativas Eléctricas y de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Córdoba). “Es un conflicto inentendible. Si el dialogo se hubiese abierto 3 años atrás se hubiera encontrado una solución que hoy no tenemos. Al poder político no le asiste la razón, la medida que ha tomado es arbitraria e injusta. Eso significa que el movimiento cooperativo va a seguir luchando más allá de la fecha límite para que la COOPI siga siendo parte de la historia de la economía social y del movimiento cooperativo”, manifestó.

Otro de los dirigentes cooperativistas que tomó la palabra fue Aldo Truan, secretario de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad (FACE), que planteó que el accionar municipal “atenta al movimiento cooperativo y de la economía social”. “No se pueden desconocer 57 años de historia orientados al bien común. La COOPI debe seguir prestando los servicios. Instamos a que a través de la vía del diálogo se encuentre una solución ante los problemas. Mucha fuerza COOPI”, subrayó.

Fueron parte de la movilización cooperativas de los puntos más distantes de la provincia, como es el caso de Juan Torres, que viajó desde la cooperativa Salsacate de servicios de energía eléctrica en Traslasierra.

“Venimos a apoyar a la COOPI porque creemos que es un atropello a las cooperativas que son las que salvan a los municipios y las comunas de los servicios importantes, como es el alumbrado público o el agua. Cuando le sirve a la comuna o la municipalidad está bien, después cuando les parece que es un negocio importante o un espacio de poder que les interesa, tratan de destruir la cooperativa”, aseguró.

“Comenzaron por una después corremos riesgo todas las cooperativas de ir por el mismo camino, es un precedente grave”, advirtió.

Asimismo, Maximiliano Fontana, de la cooperativa eléctrica Inriville limitada, y Sergio Lecunse, presidente de la cooperativa La Calera, coincidieron en que lo que sucede con la COOPI es “un ataque hacia todo el sistema cooperativo”.

Edgar Madrid y Manuel Pérez, integrantes de la cooperativa de agua de La Falda que forma parte de ARCOOP (Asociación Regional de Cooperativas) rescataron el trabajo de la institución en el saneamiento de la cuenca norte del lago San Roque.

“Sabemos lo que es la lucha para llevar adelante un servicio y mantenerlo durante todo el año para que al agua no falte. Nos pareció injusto por parte del poder político quitar la concesión livianamente después de 50 años”, subrayaron.

Durante el acto, una gran bandera con los colores que identifican al cooperativismo fue desplegada en los jardines municipales para abrazar a la cooperativa y su cuerpo de trabajadorxs.

La protesta concluyó con la entrega de un petitorio dirigido al intendente Daniel Gómez Gesteira reclamando la apertura de un diálogo. El documento fue firmado por más de una decena de organizaciones del sector cooperativo, entre ellas el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social).