Marcha de las Antorchas: lxs trabajadorxs de la salud de Carlos Paz se movilizaron en pleno centro para denunciar el vaciamiento de la salud pública

Gremial Portada Salud

Lxs trabajadorxs de la salud municipales, con el acompañamiento de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), concretaron este viernes una nueva protesta para reclamar al intendente Daniel Gómez Gesteira la reincorporación de lxs despedidxs y el cese de los traslados arbitrarios.

“La Marcha de las Antorchas” estuvo encabezada por el personal de salud del hospital municipal Gumersindo Sayago, los dispensarios y el centro odontológico y tuvo como punto de partida el puente peatonal del Centenario de Villa Carlos Paz donde se sumaron vecinxs de nuestra ciudad y localidades del sur de Punilla.

Durante su paso por las principales calles del centro, la columna fue recogiendo aplausos de vecinxs y turistas como muestra de adhesión a la lucha y respaldo al trabajo de lxs profesionales en el marco de la pandemia.

Una intervención realizada por el actor Diego Dozo abrió paso a la movilización. Una camilla con un paciente con asistencia respiratoria y carteles que interpelaban a los transeúntes con la frase: “Campaña de concientización ¿Te imaginás terminar así?”.

Esta fue la forma de llamar la atención de quienes recorrían el centro y denunciar con crudeza el desmantelamiento del sistema de salud pública que lleva adelante la gestión de Carlos Paz Unido.

Lxs trabajadorxs de la salud marcharon vestidos con elementos de protección (batas y cofias) exponiendo el nivel de riesgo que enfrentan cada día en su lugar de trabajo en el contexto de la pandemia del coronovirus. Llevaban velas que iban iluminando sus rostros agotados con 11 meses como los profesionales que son la primera respuesta ante los contagios.

La protesta demandó la reincorporación de lxs ocho profesionales despedidxs y el cese de los traslados arbitrarios que ya afectaron a 5 personas; aumentos salariales (lxs contratadxs solo recibieron un 10% de aumento en carácter de “bono trimestral” que no impacta en el salario básico); reconocimiento de derechos laborales (Licencia Sanitaria, declaración de Trabajo de Riesgo, Pago Adicional por Día Feriado Trabajado, entre otros) y pase a planta permanente a aquellxs trabajadorxs que tienen contratos precarios de renovación cada 3,6 o 12 meses (representan a un 83% del personal total).

También, pidió reconocimiento de ATE como entidad sindical que representa a más de 100 trabajadorxs del área de salud en el ámbito municipal y la instauración de Estatuto y Carrera para el personal de Salud Municipal, además de la adhesión a las Leyes Provinciales 7625 y 7233.

Después de recorrer la “peatonal”, sin que los inspectores municipales ni personal de Seguridad VCP interrumpiera el tránsito, la marcha frenó frente al Banco Nación para concretar un conciso acto.

Vale mencionar que cuando se realizó el autazo por la salud el jueves 14 de enero se había habilitado la peatonal desde las 18 hs. En este caso, se permitió que los automóviles continuaran circulando para perjudicar la movilización, lo cual implica poner en riesgo a los manifestantes que ejercen el derecho a la protesta.

En ese momento, tomaron la palabra Olga Sayago (sobrina nieta de Gumersindo Sayago cuyo nombre lleva el hospital municipal y secretaria adjunta de la CTA de los Trabajadores), Raúl Audenino de la Multisectorial de Salud de la provincia (que congrega a más de 49 organizaciones), la médica Silvia Maggi (una de las profesionales que fue trasladada compulsivamente por ser la vocera del reclamo de mejores condiciones laborales), la doctora Judith Barrera (ex directora del hospital), y Julia Giuliani, secretaria de Prensa y Comunicación de ATE Córdoba.

Lxs oradorxs advirtieron la urgencia de iniciar un proceso de diálogo para garantizar condiciones dignas de trabajo en el sistema de salud público local, denunciaron la falta de elementos de protección personal y le contaron a la población que el hospital solo cuenta con cuatro respiradores (los mismos disponibles al comienzo de la pandemia).

Sayago en su discurso recuperó la historia del hospital: “Me siento interpelada por la historia que  este hospital que lleva el nombre de mi tío abuelo haya sido víctima de despidos de trabajadores de  la salud. Cuando mi tío fue un luchador social, participante, presidente del centro de estudiantes en la Reforma Universitaria, investigador, luchador contra la tuberculosis. Por eso es que el hospital se llama Gumersindo Sayago”.

Recordó que su tía abuelo fue un reconocido vecino de Villa Independencia e instó a que quienes circulaban por el centro acompañen al personal de salud con aplausos.

“Hoy volvemos a la injusticia de que echen a compañeros de la salud en el medio de una emergencia. Escuche señor intendente, lea quien fue Gumersindo Sayago, ni siquiera debe saber la historia. Esta gente solo viene por los negocios, cree que la salud es un negocio, el agua es un negocio y son derechos humanos esenciales de todo el mundo”, expresó.

Cerró su intervención parafraseando al Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria: “Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan. Vamos por las libertades que nos faltan. Mi tía abuelo hoy los abraza”.

A continuación, fueron las médicas Silvia Maggi y Judith Barrera quienes hablaron en representación de sus compañerxs. “Necesitamos organizarnos y trabajar con tranquilidad y seguridad”, afirmó Maggi y juntas agradecieron el apoyo de la gente. “En esto tan duro hay siempre algo bueno, que es que el pueblo nos está acompañando y sabe de nuestro esfuerzo”, dijo Barrera.

“Sólo pedimos al señor intendente diálogo por favor, porque no puede ser que nuestros compañeros, después de tantos años, se vayan del hospital. No puedo explicar la tristeza (porque lo he vivido en carne propia) que es que te saquen de tu lugar. No puede ser que una persona que viene por 4 años a sentarse en un sillón con una firma deje a tras 15, 17 o 25 años de trabajo”, reflexionó sobre los despidos y traslados compulsivos.

Audenino aseguró que lxs médicxs de Carlos Paz son pioneros en un reclamo que se extiende en hospitales de toda la provincia. “Es una vergüenza que el intendente esté en su cargo y que el secretario de salud no se haya enterado. Salud es inversión, no son gastos”, sentenció.

Finalmente, cerró el acto Giuliani que destacó la fuerza y unidad de lxs trabajadorxs de la salud “por sacar el conflicto a la calle para visualizar que acá hay una precarización sumamente preocupante”. “Es una pelea que viene desde agosto. Hay algo fundamental que es la dignidad, la única lucha que se pierde es la que abandona”, aseguró.

“Vamos a seguir de pie encabezando esta lucha y vamos con fuerza con dignidad y que el señor intendente nos escuche. Es lo que pedimos hace más de un mes, que se digne a atendernos”, manifestó.

Asimismo, los discursos rechazaron los mecanismos de persecución y apriete que vienen soportando hace meses lxs trabajadorxs por parte del intendente Gómez Gesteira y sus funcionarios. En ese sentido, se aprovechó la convocatoria para distribuir calcamonías con la imagen de Gómez Gesteira, Julio Niz (secretario de Salud Pública), José Altamirano (secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales) y Esteban Avilés (exintendente y actual presidente de la Agencia Córdoba Turismo) y debajo se leía “despiden, aprietan y ajustan”.

Al finalizar la movilización se homenajeó con un sentido aplauso a Julio Portillo, médico del hospital que murió el 3 de diciembre luego de contagiarse coronavirus y permanecer internado durante varios días peleando por su vida.

Este lunes se realizará una nueva asamblea en el hospital Sayago para consensuar los próximos pasos del plan de lucha.