Mala praxis médica: una problemática que toma visibilidad a fuerza de organización y lucha

Portada Salud

La denuncia de la familia de una paciente de 83 años internada en la Clínica Punilla puso sobre el tapete, una vez más, la demanda por la humanización de la atención médica.

Greta Albert, hija de una mujer, relató a VillaNos Radio que todo comenzó el jueves 31 de marzo cuando su mamá sufrió un accidente doméstico que implicó un fuerte golpe en la cabeza. Tras recibir la atención inicial de la ambulancia de la Mutual de Taxis, fue derivada a la Clínica Punilla. La mujer denunció que estuvo cuatro días sin recibir un parte médico, que fue entregado luego de conocerse que se concretaría la protesta, y que encontraron a la mujer “en estado de abandono”.

“Desde el jueves a la noche hasta este lunes al mediodía nunca llegó el parte médico. Cada vez que veníamos a preguntar nos decían que no había nadie autorizado para decirnos en qué condiciones estaba ella. Mi mamá estaba cada vez más dopada, más tirada. Ayer vino mi sobrina a verla y se encuentra con ella semidesnuda y con el cuerpo caído, totalmente en estado de abandono”, expresó.

La familia tomó la decisión de protestar frente a la Clínica, con el apoyo de la Asociación civil “Por la Vida y la Salud, Por vos, Por mí y Por Todos”, que lideran Adriana Condori y Vanesa Godoy, ambas familiares de víctimas de mala praxis médica. “Esta Clínica siempre da que hablar. Hay muchas familias que no alzan la voz ni presentan una denuncia porque tienen miedo de hablar”, expresó Condori.

Tras lo sucedido, la familia fue recibida por la directora del Hospital Italiano (entidad de la cual hoy depende la Clínica Punilla), donde reconocieron los errores cometidos y mejoraron la atención de la paciente. 

“Se hizo cargo de todo lo que había pasado. No hizo objeción alguna. Fue una charla de una hora y cuando volví a la habitación, mi mamá ya estaba bañada, limpita y comiendo. Había un kinesiólogo haciéndole masajes. Era otra persona y me dio mucha alegría verla bien. Pero también me dio tristeza la situación porque si nosotros no levantábamos la voz, mi mamá no salía con vida de la clínica”, expresó Greta y detalló que presentaron denuncia ante el PAMI y la Unidad Judicial.

“La respuesta que recibimos fue por la repercusión que tuvo la noticia”, señaló y reiteró que “no tendría que haber este tipo de denuncias para que se comporten de manera más humana”.

Mientras el caso tomaba más visibilidad, más personas se comunicaron con la ONG para efectuar denuncias de maltrato y vulneración del derecho de los pacientes. Por ello, desde la ONG decidieron hacer una convocatoria el viernes 8 de abril frente al hospital Gumersindo Sayago. Lo mismo hicieron el miércoles 13 frente a la Clínica Punilla donde estuvieron juntando firmas para entregarle al secretario de Salud del municipio, Julio Niz. En las concentraciones también se concretaron acciones informativas sobre la Ley Nicolas (ver aparte).

“La actividad surgió a parir de llamados y mensajes de gente que se ha comunicado con nosotras. Una y otra vez se repiten casos de derechos de los pacientes que son vulnerados”, expresó Vanesa Godoy, referente de la organización y remarcó: “No queremos más víctimas. Vamos de forma pacífica y lo único que queremos es que no se vulneren más derechos”.

¿Qué dice la ley Nicolás?

Se trata de una propuesta normativa impulsada a nivel nacional por la abogada Gabriela Covelli, fundadora de la ONG Por la Vida y la Salud, madre de Nicolás Deanna, quien falleció en 2017 por una mala praxis médica.

El proyecto propone la tipificación del delito de mala praxis, que hoy se encuentra entre los delitos culposos de homicidio y lesiones. También plantea la suspensión preventiva de la matrícula del médico que haya sido imputado, hasta tanto se aclare la situación en la que intervino.

Establece, además, la creación de un Registro Nacional de Médicos Imputados, con la consiguiente obligación del Poder Judicial de actualizar dicho registro a medida avance el proceso, y la obligación de autoridades nacionales, provinciales y municipales, y Directores de Instituciones Privadas de consultar dicho registro con anterioridad a la contratación de un profesional.

Otro de los ejes es la creación de historias clínicas digitalizadas, encriptadas y nacionales. La idea es que se pueda acceder a esa información mediante un sistema informático donde sólo con el DNI y una clave personal se puedan acceder a esos datos.