Luminarias: crecen las críticas al proyecto de ordenanza y el oficialismo convoca a audiencia pública

Política - Municipal Portada

Este martes 19 de abril a las 18:00 en la sede del Centro Vecinal de barrio Miguel Muñoz B se concretará la audiencia pública donde se pondrá a consideración de lxs vecinxs el polémico proyecto que establece un nuevo régimen para la realización de obras de alumbrado en Villa Carlos Paz

Desde el comienzo, la propuesta generó un fuerte rechazo ya que en su artículo tres establece que la obra se declara “de utilidad pública y pago obligatorio a cargo de los vecinos frentistas beneficiarios”.

Antes del tratamiento en primera lectura, un grupo de Centros Vecinales ingresó una nota al Cuerpo Legislativo solicitando que el proyecto no sea aprobado a los fines de darle mayor difusión entre lxs vecinxs.

Sin embargo, la decisión del bloque de Carlos Paz Unido al que se sumó también el voto de la concejala radical Natalia Lenci, fue seguir adelante. De modo que en la sesión del jueves 30 de marzo y sobre tablas, el proyecto fue aprobado por mayoría.

“No estamos de acuerdo con la urgencia en sacar esto y el corrimiento del Estado en no hacerse cargo de la cosa pública”, expresó Fernando Revello, presidente del centro vecinal de Las Rosas Centro, uno de los firmantes de la nota.

Sostuvo que no podía avalar una ordenanza sin antes consultarles a lxs vecinxs. “Como mínimo deberíamos tener una asamblea con los vecinos para ver qué quieren”, aseguró.

Además, advirtió que la ordenanza habla de frentistas. “¿Va a pagar lo mismo el dueño de Miralejos que el vecino al lado de mi casa? En los barrios si los vecinos queremos alumbrado, cordón cuneta y adoquinado lo tenemos que pagar”.

En barrio Costa Azul Norte, lxs vecinxs organizaron una reunión informativa el sábado 02 de abril a los fines de evaluar los pasos a seguir. Lxs participantes manifestaron su rechazo a que las autoridades del Centro Vecinal hayan avalado la propuesta sin ponerla a consideración de lxs habitantes del sector.

“No se tiene que pagar nada de lo que es alumbrado porque para eso nosotros pagamos las tasas. Acá no hace falta ser letrado ni especialista en economía, cualquier persona sabe que si pagamos una tasa que se llama alumbrado, barrido y limpieza es para que la municipalidad se haga cargo”, criticó Roxana Corradi, vecina del barrio.

Por su parte, Néstor Anglada, vecino del barrio Santa Rita, aseguró que “no es que el municipio esté sin fondos” como para que tenga que salir a cobrar de esa manera. “El año pasado quedaron 700 millones de pesos sin gastar de la obra pública. El municipio tiene dinero y tranquilamente podría hacer lo que le corresponde”, agregó.

Un proyecto que no convence ni a quienes lo avalaron inicialmente

Si bien la iniciativa fue presentada por el oficialismo con el aval de numerosas firmas de centros vecinales, este apoyo final estaría condicionado a la modificación de algunos aspectos centrales.

Es el caso del centro vecinal Santa Rita. Su presidente, Juan Carlos Anselma, fue uno de los que firmó el respaldo, aunque cuestionó el carácter de “pago obligatorio” que pretenden darle y relativizó la importancia de que el proyecto ya cuente con una aprobación en primera lectura.

“Fuimos consultados, pero no firmamos conformidad ni avalando nada el oficialismo. Se firmó para que se trabaje el proyecto”, aclaró en una entrevista con VillaNos Radio. Y se refirió directamente a las reuniones que se están llevando a cabo en diferentes barrios en abierto rechazo.

“Se mezcló la política en esto. No es como dicen que el vecino está obligado a pagar. Es una falacia, una mentira terrible. A nadie se obliga, el que quiere, quiere, y el que no quiere, no quiere. No es compulsiva la compra ni la puesta de las luces”, subrayó.

Sin embargo, el artículo 3 del proyecto expresa textualmente que serán declarados “de utilidad pública y pago obligatorio a cargo de los vecinos frentistas beneficiarios, la ejecución de los trabajos correspondientes a Obras de renovación del Alumbrado Público que se adecuen a lo establecido en la presente Ordenanza”.

“No es así. Nadie está obligado a pagarla. Si el 70% aprueba, la obra se hace. Si más del 30% no la aprueba, no se hace. Se está contemplando dentro de esa ordenanza que a los barrios menos favorecidos y a la gente que está pasándola mal no le van a ir a poner la luz y a cobrarle la plata compulsivamente ni nada por el estilo. Eso es todo política”, afirmó.

La cuestión es que el texto del proyecto plantea que si se consiguen los avales suficientes, quienes estén en contra de igual forma deberán pagar la obra.

“No va a ser así. Para eso tenemos la audiencia pública y la segunda lectura. Está la posibilidad de que cuando un vecino no tenga las condiciones para poder pagar los demás van a ser solidarios y le van a poner las luces lo mismo.

“Esperamos que salga la ordenanza. Si vemos que el proyecto es para beneficio del pueblo ahí vamos a ir todos juntos. Nadie le firmó un cheque en blanco al municipio y si hay que modificar cosas, se van a modificar. Si no los que firmamos saldremos a la calle y no se va a aprobar”, advirtió.

Insistió en este punto con que el artículo que establece que la obra sea declarada de utilidad pública y pago obligatorio “no va a entrar cuando salga la ordenanza”.

“No vamos a querer que sea obligatorio y compulsivo. El proyecto está aprobado en primera lectura. Es como un borrador”, relativizó.

Otro de los ítems que cuestionó tiene que ver con la posibilidad de que intervengan empresas privadas para ejecutar los trabajos. “Ese es otro tema. Creo que tenemos capacidad en el municipio para que pongan las luces y no convocar empresas privadas para hacer el trabajo que debe hacer el municipio. El municipio mandó un proyecto, y nosotros lo vamos a aggiornar a lo que el pueblo necesita”, expresó.

Apuntó contra “los opositores que siempre sacan tajada de cualquier cosa” y opinó que en este caso “se han anticipado”. “Esperamos a que esté la ordenanza”, sugirió.

En otro tramo de la entrevista respondió de manera muy particular a quienes lo tildan de ser oficialista.

“Yo tengo que ser oficialista sabés por qué, no soy oficialista porque voy a votar a Gesteira, sino porque si me pongo en la vereda del frente no me van a tapar un pozo en el barrio. Y yo necesito que me tapen los pozos, que me hagan los arreglos, las cosas que necesito para el barrio, las podas, todo lo que conlleva para que el barrio esté bien.

“Tengo que tener una buena relación con el municipio, pero no quiere decir que yo sea oficialista y esté con ellos. Tengo que tener una buena relación con el oficialismo porque son los que me van a dar las soluciones. Y sino, en vez de hacérmelo en 10 o 20 días lo hacen en cuatro años. Cómo voy a estar enfrentado al municipio que tengo que ir todos los días a pedir, a pedir y a pedir. Tengo experiencia en la vida y sé que tengo que llevarme bien para que vengan las soluciones para la gente”, sostuvo.