Les trabajadores de la salud solicitan una reunión urgente con el municipio y continúan reclamando mejoras salariales

Política - Municipal Salud Trabajo

El personal de salud municipal sostiene desde hace seis meses un pedido por una recomposición salarial y un reconocimiento de derechos laborales que les corresponden como trabajadores de riesgo. El martes 22 de diciembre se concretó la primera reunión con el municipio y representantes del gremio. Allí se extendió una propuesta por parte del ejecutivo que fue considerada insuficiente por les trabajadores de la salud.

“Nos citaron por primera vez en todos estos meses de notas y pedidos de audiencia. Citaron a tres médicos, uno de ellos es el jefe de terapia intensiva y le ofrecieron un 10% de aumento para los médicos de esta área, bajo la forma de recurso humano crítico. En segundo lugar, citaron al jefe de clínica médica y al jefe de guardia de los días sábados y le ofrecieron un 20% de aumento para la guardia de los sábados, que pasaría a cobrar como un día domingo”, explicó la pediatra Cristina Farah, vocera del personal de salud.

“También, se ofreció algunos feriados con un pago no al 100%, como establece la legislación y como lo cobran actualmente los enfermeros de planta si no con un 20% de pago adicional. Están detallados, son seis días feriados. Sobre el aumento de sueldo no hubo ningún ofrecimiento, de la semana sanitaria tampoco, del item por trabajo de riesgo tampoco y el feriado del 100% tampoco”, especificó.

“Quedamos desilusionados por el ofrecimiento. Se consideró muy insuficiente la propuesta”, sentenció.

Cabe recordar que el reclamo persigue como objetivo conseguir un aumento de sueldo de por lo menos el 35%; pago diferenciado de feriados; semana sanitaria para todo el personal de salud; y contemplar en la remuneración el ítem de trabajo de riesgo para todo el personal sanitario.

Hay demandas, como el reconocimiento de recurso humano crítico, que se sostienen hace casi un año. Por otro lado, la semana sanitaria le corresponde por ley los trabajadores de la provincia.

En la reunión participaron el contador Héctor Daniel Gilli, secretario de Economía; Roberto Buzzurro, director de Recursos Humanos, en representación del municipio. Además, estuvo presente José Altamirano, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM).

Más allá de que el personal sanitario ve positivamente la apertura de un diálogo con el gobierno, sostienen que la estrategia durante la reunión de hacer ofertas de incremento salarial a determinados sectores del área de salud tiene como fin “sectorizar o dividir al grupo, pero no ha funcionado de ese modo”.

Así lo advirtió Farah: “La propuesta no tiene que ver con los cuatro puntos que venimos reclamando para todo el personal de salud. Esto alcanza a siete médicos de terapia intensiva, a ellos les pareció una burla un 10% de aumento con una inflación del INDEC de 37,7%”.

Cuando la propuesta se puso en consideración en una asamblea de trabajadores fue enérgico el rechazo. Sumó indignación la noticia de que la próxima reunión está prevista recién para el 7 de enero. Por eso, el miércoles 30 de diciembre les profesionales de la salud presentaron una nota pidiendo un encuentro de carácter urgente para esta semana.

“Todavía no nos han contestado. Mientras tanto, el gobierno nos solicita que cesemos con las medidas. Además, el gremio expresó que no nos apoyaba con estas medidas de fuerza por lo cual, y para aceptar el aumento a los que les toca, hemos dejado las asambleas. Pero nos reservamos la posibilidad de hacer acciones de visibilización social de nuestra problemática, por eso el sábado al mediodía estábamos en el ACA con nuestros carteles”, afirmó en referencia a una nueva protesta que se concretó el sábado 26 de diciembre en el ingreso a Carlos Paz.

En ese contexto, se resolvió suspender las asambleas, ya que el sindicato “nos ha desprotegido y no nos ha representado”. “El gremio al comienzo nos apoyó, pero posteriormente nos soltó la mano y se retiró, esto es lo que nos está pasando”, denunció.

Les trabajadores de la salud en los últimos meses intentaron habilitar instancias de diálogo enviando notas al intendente Daniel Gómez Gesteira, al secretario de Salud Pública Julio Niz, al Defensor del Pueblo Daniel Mowszet y a todes les concejales, sólo accedieron a reunirse los integrantes de la oposición.

Luego de sostener la demanda por mejores condiciones laborales durante medio año y en una pandemia que aún continúa,Farah describió los sentimientos que atraviesan a sus compañeres en este fin del 2020: “Pareciera que todos están en riesgo menos de los trabajadores de la ciudad. Es una sensación mezclada de impotencia, tristeza, desánimo y apoyándonos unos a otros, tratando de no bajar los brazos”.

En ese marco, un aspecto a remarcar es el importante apoyo de la comunidad que ha logrado nuclear el reclamo: 4700 firmas de vecines se juntaron hasta el momento y más de 150 vehículos que se sumaron al autazo organizado por el personal sanitario.

Amenazas, presiones y vencimiento de contratos

El personal de salud viene expresando preocupación por la posibilidad de que se den de baja los contratos que tienen una duración de tres meses, vencen este 31 de diciembre y se tendrían que renovar los primeros días de enero. Esta incertidumbre se profundiza en un contexto de fuertes presiones e intimidaciones durante las asambleas para abandonar la lucha.

“Por supuesto que hay temor de que a alguien no le renueven el contrato, porque lo vieron en la asamblea, pero hay que salir del individualismo y pensar de forma más mancomunada. De todos modos, como quinto punto se agregó en la nota que enviamos que no hubiese ninguna baja en los contratos vamos a ver como se sigue con esto”, mencionó.

“Ante la falta de apoyo del gremio uno queda en una vulnerabilidad distinta, porque la asamblea se torna ilegal y se pueden aplicar sanciones o descuentos”, subrayó.