“La municipalidad tenía conocimiento y estaba totalmente de acuerdo”, afirmó Joel Escalante, denunciado por una supuesta estafa con empleos

Política - Municipal Portada

Un verdadero escándalo estalló en el seno de la “Gestión Comunitaria” relacionado a la contratación de unas 18 personas para trabajar en la municipalidad de Villa Carlos Paz.

La cuestión tomó estado público cuando el concejal Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta) expuso la supuesta estafa a partir del relato de Carlos Augusto Agüero, uno de los damnificados, y luego fueron a la justicia para pedir que se inicie una investigación.

Como respuesta inmediata, el municipio informó (el domingo pasado) que había hecho una denuncia penal “contra de una persona que invocando ser “Secretario Administrativo del Ministerio del Interior y Obras Publicas de la Nación” ofrecía puestos de trabajo mediante documentación falsa previo pago de supuestos gastos administrativos y costos relacionados”.

Esta persona es Joel Escalante (38). Nacido en Catamarca y radicado en Buenos Aires, accedió a una entrevista con VillaNos Radio, “para responder todo lo que sea necesario”.

Relató que de ninguna manera se trata de un estafador, y que lo que él facilitó eran empleos a partir de un convenio entre el gobierno nacional y el municipio.

Precisó que en este marco 18 personas fueron nombradas en diferentes áreas de la municipalidad, con un sueldo “de 42 mil pesos mensuales en adelante”, de acuerdo a la labor que debían realizar.

Aunque “la comunicación arrancó antes”, Escalante vino a Villa Carlos Paz en enero y mantuvo una reunión con el secretario de Turismo, Deportes y Cultura, Sebastián Boldrini, quien se interiorizó sobre el proyecto y dio el visto bueno para avanzar.

A partir de allí se iniciaron las gestiones para la incorporación del personal.

“La municipalidad les dio trabajo, pero no tenía en ese momento partida presupuestaria para hacer contrataciones ni becas, por lo cual se realizó de esta manera, aceptando las pautas”, dijo.

El programa “no tiene nombre, pero está subvencionado por el Banco Interamericano de Desarrollo y el CFI para la formación ética y ciudadana de las personas que lo integran”.

Consultado sobre su vinculación con el gobierno afirmó: “Trabajo para la nación, dependiente del ministerio del Interior. No puedo decir más”.

Enfatizó que además de con Boldrini tuvo contactos “con otros funcionarios” a quienes presentó toda la documentación.

“Todas las reuniones ocurrieron en la municipalidad de Villa Carlos Paz. Ellos no pueden desconocer lo que se hizo. Es una obviedad. El nombramiento no lo voy a hacer en el banco de una plaza. La municipalidad tenía conocimiento y estaba totalmente de acuerdo”, indicó. E insistió: “La gente comenzó a trabajar a través de un nombramiento y un convenio. La municipalidad no puede desconocer los actos porque entonces estaría desconociendo la gente que estuvo trabajando ahí”.

 

“Cómo puedo ingresar a un establecimiento público y decir “soy Juan Pérez y quiero que entre la mitad del pueblo a trabajar a la municipalidad”. Quién soy yo para que me digan que sí”, se preguntó aludiendo a la denuncia formulada en su contra: “La municipalidad dice que yo cobré coimas para hacer ingresar a la gente. Bajo ningún punto de vista cobré coimas ni pedí plata a cambio de trabajo. La plata que se pidió, que son montos ínfimos, fue para partidas de nacimientos y certificados de antecedentes penales. La municipalidad tiene conocimiento total de estos hechos, pero llegaron a decir que soy parte de una banda de estafadores. Lo tienen que demostrar en la justicia”.

“Todas las reuniones ocurrieron en la municipalidad de Villa Carlos Paz. Ellos no pueden desconocer lo que se hizo. Es una obviedad. El nombramiento no lo voy a hacer en el banco de una plaza. La municipalidad tenía conocimiento y estaba totalmente de acuerdo”

El problema explotó cuando pasaron los meses y los sueldos no se pagaron.

“La gente tiene firmado el nombramiento. Lo firmé yo por parte de nación, mientras el municipio firmaba las planillas de asistencia y los demás papeles. No cobraron el sueldo y tienen derecho a hacer el reclamo correspondiente. Deben pagarle y me hago responsable”, consideró.

“Yo no desaparecí, estoy acá poniendo la cara y haciéndome responsable de lo que digo y de mis actos.

Lo único que me interesa es que la gente cobre como tiene que ser. Pero de que la municipalidad haya ofrecido becas y contratos no me hago cargo porque en eso no tengo nada que ver”, detalló.

La demora en el pago, explicó, se debe a que “los últimos días de enero ingresaron las primeras tres personas. A fin de abril y mayo ingresaron las últimas. El trámite se cerró en ese momento y comenzó la liquidación. Van a cobrar las primeras semanas de agosto”.

De las 18 personas que ingresaron a trabajar en la municipalidad “cuatro son gente mía y a los otros los puso la municipalidad, y todos estuvimos de acuerdo”.

Advirtió que desde que el tema se instaló en la agenda pública, “estoy recibiendo mensajes diciendo que pare con un montón de cosas. ¿Que pare con qué? No estoy haciendo nada indebido”.

Atribuyó este intento por intimidarlo al “folclore de los intereses políticos”.

“Si en la municipalidad se llamaron a silencio es cosa de ellos. Esto no puede transformarse en un problema político”, reclamó.

Preguntado sobre si el intendente Daniel Gómez Gesteira también estaba al tanto de lo que se estaba haciendo, Escalante respondió que, “creería que sí. Si el intendente no tiene conocimiento sobre los actos que se hace en su municipio estaríamos todos complicados”.

Sobre el final aclaró que ya ha entregado documentación en la fiscalía de Villa Carlos Paz que interviene en la causa, en el juzgado de Córdoba y que hay otra presentación judicial en Buenos Aires.

Sobre la denuncia formulada por la municipalidad, planteó que, “en esa fundamentación están desconociendo los actos que se hicieron. No hay concordancia entre los hechos y lo realidad”. Admitió que la situación lo sorprendió porque “no puede pasar medio año”.

 

“Lo único que me interesa es que se hagan efectivo los pagos a los que trabajaron. No me interesa lo que la municipalidad diga”, reiteró.

Por último, se refirió a la versión que habla de que afrontaría el pago de los salarios de su propio bolsillo: “Es imposible. Yo no lavo dinero y no estafo”.

Fuente: La Jornada Web