La familia de Miriam Domínguez mantiene activo el pedido de justicia a 13 años de su desaparición en Carlos Paz

Géneros Justicia Portada

Miriam Domínguez desapareció el 1 de febrero de 2008 en Carlos Paz. La causa está en manos de la fiscalía N° 2 de Ricardo Mazzuchi bajo la carátula de averiguación de paradero.

Tenía 33 años y cinco hijos. Fue vista por última vez cuando salió de su hogar para realizar unas compras. A partir de ahí, se perdió su rastro.

Las últimas personas que estuvieron con ella fueron sus hijxs y quien por entonces era su marido Fabián Cufré. Desde un primer momento, su familia sostuvo que la mujer era víctima de violencia de género y posaron sus principales sobre Cufré.

“Hace 13 años que no tenemos respuesta de la justicia ya no sabemos que más hacer. Creo que nos corresponde una respuesta y la justicia debería estar de nuestro lado, pero hoy no la tenemos”, contó su hija, Yamila Medero, a VillaNos Radio.

El papá de Miriam, Carlos Domínguez (61), falleció en 2018 tras haber dedicado los últimos años de su vida a tratar de encontrar a su hija. Tiempo después, falleció la madre de Miriam.

“Mis abuelos se fueron sin saber. Ahora estamos sus hijas para seguir luchando por esto. Hace 13 años venimos sufriendo con esto y no sabemos nada de ella”, subrayó.

La mujer se había separado hacía una semana de Cufré y estaba viviendo en la casa de sus padres. “Las últimas horas que la vimos ella le entregó los nenes a él. Él fue el último que la vio, discutieron y le pegó. Ella salió con la certeza de volver. Ella quería volver”, recordó Yamila.

“Esperamos hasta las 11 de la noche. Mis abuelos fueron a la policía, pero no le tomaron la denuncia hasta 48 hs. después. Esa denuncia no está en la causa, si no la de él como si fuera el primer denunciante de su desaparición”, agregó.

La familia exige una investigación profunda y asegura que a Miriam nunca se destinaron recursos para su búsqueda. Incluso Yamila denuncia que en el 2018 la ex secretaria de Mazzuchi, Marina Blanco, intentó convencerla a ella y sus hermanas de cerrar la causa.

“Queremos que se mueva la causa, no que siga durmiendo como en estos 13 años. No hicieron nada de lo que tendrían que haber hecho.  A mi mamá no se la buscó, no hicieron nada de lo que tendrían que haber hecho”, afirmó.

Al finalizar su primer matrimonio Miriam, formó una nueva familia con Cufré y tuvo dos hijos más que al momento de su desaparición tenían 6 y 3 años. El hombre trabajaba como mecánico de la Policía de Córdoba. Según relatan sus familiares, la mujer era sometida a malos tratos y golpes por parte de su esposo.

“No hubo asentadas denuncias, pero conviví un tiempo con ella y fui testigo e incluso me metí un día en que él le estaba pegando. Hubo una noche que llegó borracho e intento pegarle. Esa misma noche él intento violarme a mí”, denunció.

Y continuó, “lo saqué de adentro mío hace poquito, porque fue algo que me traumó mucho y no podía decirlo”. “Él era un tipo bastante violento con ella”, sentenció.

A su vez Cufré tuvo actitudes sospechosas una vez que se conoció la desaparición de Miriam. “Estamos convencidos de que el ex marido de ella fue quien le hizo algo. A la semana que mi mama desapareció, regaló su ropa como sabiendo que no iba a volver. Sigue viviendo en Carlos Paz y rehízo su vida como si nada hubiera pasado”, señaló.

El pedido de la familia Domínguez de que avance la investigación es también para poder recuperar contacto con los hijos de Miriam a quienes no ven desde hace 13 años. “Son muchos años de sufrimiento. La justicia tapa mucho. Cuando todo esto salga a la luz va a destapar mucha mierda y más de uno de la policía va a caer”, opinó.

“Ya pasaron muchos años, pero la lucha siempre va a estar mientras no esté resuelto y para que un asesino no ande suelto”, finalizó.