La comunidad educativa del IPEM 190 inició el ciclo lectivo con un acto en los jardines municipales

Educación Política - Provincial Portada

El inicio del año escolar de lxs estudiantes del IPEM 190 Dr. Pedro Carande Carro fue por segundo año consecutivo en la vía pública, porque desde fines del 2019 el colegio no cuenta con un edificio en condiciones dignas y seguras para recibirlxs.

La comunidad educativa decidió realizar un acto simbólico para dar comienzo a las clases en los jardines municipales y expresar la indignación ante las promesas incumplidas sobre la obra en los galpones provisorios y la construcción del nuevo edificio.

Padres, madres, docentes, alumnxs y vecinxs denunciaron una vez más el incumplimiento de todos los plazos establecidos por el gobierno de la provincia de Córdoba para garantizar el regreso al cursado presencial.

“Estamos en una situación de abandono y nos sentimos despreciados por la provincia que debería estar aportando para que el derecho a la educación sea uno de los primeros derechos ciudadanos”, manifestó la profesora Carolina Labriola.

Los dos galpones ubicados en calle Atenas que debían estar terminados para marzo del 2020 aún no fueron concluidos. Goteras, fallas eléctricas, un foco de incendio, inundación de las aulas y falta de acreditación de la habilitación de bomberos y del COE son algunos de los problemas que tienen y los convierten en lugares inseguros para recibir a una población educativa de más de 600 estudiantes.

Por otro lado, la fecha de finalización del edificio ubicado en la calle Chile estaba prevista para marzo de este año, pero el predio hoy es zona de demolición. El nuevo cronograma estiró la finalización para el 2022.

“El acceso a la educación no es denegado. Solicitamos que nos den una respuesta. Queremos hacer saber nuestra tristeza, indignación e impotencia por ser una escuela olvidada. Denunciamos la vulneración de derechos por parte del gobierno de Córdoba. Exigimos que se revierta a la brevedad esta situación y se generen acciones reparadoras”, advirtió Ernestina Godoy, alumna de 5to año.

Ana Varela, estudiante de 6to año, agregó “hace seis años que estamos en la institución y hace seis años que estamos pasando esta situación. Es una rutina pedimos, nos prometen y no hacen nada. Queremos hablar con el gobernador porque es su trabajo que tengamos un lugar digno para estudiar”.

Carolina Gutierrez, de 6to año, también apeló a la responsabilidad de la provincia: “No sé que le ven de educativo que estemos estudiando en un lugar que se llueve. No es vida tener que estar todos los días en protestas porque no tenemos lugar donde estar”.

Desde hace varios años la comunidad educativa viene luchando para que se garantice el derecho a la educación con una mejora en las instalaciones. Luego de haber pasado un año sin clases presenciales por la pandemia y sin que se concretaran los avances previstos de las obras, durante los últimos meses se han profundizado las acciones para hacer visible la problemática de crisis edilicia que atraviesa la institución.

Asambleas una vez por semana, marchas, presentación de notas son algunas de las iniciativas impulsadas para obtener una respuesta por parte de las autoridades del ministerio de Educación

Esta semana ni siquiera las inscripciones pudieron realizarse en la sede provisoria. La Cooperativa Integral abrió las puertas del Centro Operativo en calle Paraguay para la matriculación 2021.

Al finalizar el acto, se decidió movilizar hasta la sede de inspectoría en calle Olsacher para entregar una nota denunciando una vez más la situación. Durante el recorrido se hizo un corte de algunos minutos en Av. Uruguay.

“Quieren llevar a nuestros hijos como animales a los galpones donde no tienen seguridad de nada. Si a nuestros hijos les pasa algo nadie les va a dar una solución. Sr ministro, Sr. Intendente, Sr. gobernador porque no se fijan en el Carande Carro, porque parece que nuestros hijos no existen”, sentenció la madre de dos alumnas de 2do y 6to año que expresaba en un cartel “Basta de mentir”.

Hubo momentos de tensión en la inspección porque en un primer momento se negaron a recibir la nota firmada por madres y padres de la escuela. Luego de casi dos horas de espera, llegó al lugar Jorge Pizarro, Inspector Regional de Punilla, que accedió a mantener una reunión con las familias.

Allí se comprometió a que el inicio de clases de manera presencial será el próximo lunes 8 de marzo, por lo tanto, esta semana deberían concluir las obras y garantizarse la habilitación correspondiente del espacio. También, le prometió a los padres y madres que iba a entregar el petitorio en manos a sus superiores y la autorización de una recorrida por las instalaciones antes del lunes.