Incendios en Corrientes: “Lo que más nos preocupa es la pérdida del hábitat natural de especies que están en peligro de extinción”

Ambiente Portada

Los incendios en la provincia de Corrientes ya devoraron unas 934.238 hectáreas, lo que constituye el 11 por ciento del territorio del territorio provincial. Los datos corresponden al último informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Este lunes 28 de febrero desde el área de Defensa Civil de la provincia indicaron que los focos de incendio se encuentran “controlados en toda la provincia”, y según los resultados de las imágenes satelitales de la jornada quedan 10 focos “que no revisten peligro” gracias a los efectos de las lluvias importantes de este mediodía. Hoy los incendios están localizados en “en el centro y norte de la provincia en las zonas de Concepción, San Miguel y Mburucuyá”.

Para el licenciado en gestión ambiental y fundador de Los Guardianes del Yberá, Emiliano Spataro, el daño ocasionado “es impactante” ya que han sido casi 50 días de incendios en distintos puntos de la provincia. “Casi toda la provincia ha estado bajo fuego”, afirmó en diálogo con VillaNos Radio.

“El impacto es más que significativo, no sólo por la extensión sino por la celeridad de los incendios, habrá que hacer una evaluación posterior cuando todos los focos hayan sido extinguidos. Lo que más nos preocupa es la pérdida de hábitat natural de especies que están en peligro de extinción y que en Corrientes encontraban su último gran refugio”, consideró el profesional.

Además, insistió en que el 95% de los fuegos son intenciones. “Cuando les decimos que quieren destruir los humedales para incorporarlos como tierras productivas, nos dicen mentirosos. Sin embargo, aún no terminan de apagar el fuego y ya están pidiendo la derogación de la ley de fuego que justamente prohíbe el cambio de uso de suelo. Es muy evidente y esa es la gran pelea: dejar que lo que fue destruido por las llamas, se recupere en el tiempo que sea necesario. Necesitamos que esos humedales que estaban secos y los prendieron fuego, empiecen el lento proceso de recuperación. Lo mismo los pastizales y sabanas. Es necesario porque con ecosistemas enfermos no hay producción posible”, aseveró.