Fuerte malestar tras la liberación del tercer policía involucrado en el crimen de Joaquín Paredes

Justicia Portada Violencia Policial

Familiares y amigxs de Joaquín Paredes desarrollaron este miércoles una fuerte protesta en Paso Viejo para expresar el rechazo a la liberación del tercer policía involucrado en el crimen de Joaquín Paredes, el joven de 15 años víctima de gatillo fácil ocurrido el 25 de octubre de 2020.

La Cámara del Crimen de la ciudad de Villa Dolores resolvió el viernes 4 de junio disponer la excarcelación de Iván Alexis Luna, uno de los imputados. De esta manera, de los cinco policías acusados, tres ya recuperaron su libertad. En marzo fue liberado Ronal Fernández y en abril Jorge Gómez, todos acusados de abuso de autoridad.

La familia reclama el urgente cambio de carátula de la investigación. Vale recordar que sólo el policía que efectuó el disparo que mató a Joaquín -Maykel Mercedes López- está imputado por homicidio agravado; el resto solo tiene la imputación de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La Cámara del Crimen de Villa Dolores -integrada por los jueces Raúl Castro, Santiago Camogli y Carlos Escudero- es la que está teniendo intervención luego de que la fiscal de Cruz del Eje, Fabiana Pochettino, negara la excarcelación. “El único fundamento que dieron fue que ellos no ven ninguna peligrosidad. Evidentemente no la ven porque viven a 200 kilómetros. No tienen ni idea de la realidad y del contexto que tenemos que padecer”, expresó Ivana Reynoso, integrante de la agrupación Justicia por Joaquín.

La familia, representada por el abogado y militante de derechos humanos Claudio Orosz, ha solicitado el cambio de carátula afirmando que fueron más de 100 disparos los que ocurrieron. “Cómo pueden decir que hay un solo imputado de homicidio. Cómo una sola persona puede disparar seis armas distintas y más de 100 balas”, se preguntó Ivana y precisó que el delito de abuso de autoridad tiene como máximo una pena de dos años. “Ni siquiera le quitan el título de policía. Es una vergüenza lo que está haciendo la justicia”.

Una de las cuestiones centrales que desde la querella vienen remarcando para rechazar las excarcelaciones es que los policías acusados viven muy cerca de las familias de las víctimas (tanto de Joaquín como de sus amigos, que también fueron heridos en el episodio).

Luna, el último policía liberado, vive a menos de 5 kilómetros de Paso Viejo, en el paraje Santa Ana; mientras que Enzo Alvarado (el único policía imputado de abuso de autoridad que permanece detenido) vive en Paso Viejo, a tres cuadras del lugar donde mataron a Joaquín.

“Quienes están firmando las excarcelaciones son los responsables de lo que pueda llegar a pasar. Ya hubo situaciones de amenazas. El abuelo y el tío de Joaquín fueron amenazados de muerte por la familia de Alvarado, que es uno de ellos homicidas que aún está detenido. Pero, cómo viene actuando esta cámara, pensamos que en cualquier momento lo pueden liberar. Es necesario que esté repudio se haga masivo”, advirtió Ivana en diálogo con VillaNos Radio.

En este sentido reconoció que el hecho de que el crimen haya ocurrido en el interior provincial evidencia un trato diferente por parte del Poder Judicial. “Vivimos a 200 kilómetros de la capital. Somos un pueblo que no tiene ni mil habitantes. Somos familias muy humildes. Es real que la justicia no actúa de la misma manera cuando los crímenes no se visibilizan. Si nos ponemos a comparar, caemos en el juego que ellos quieren. Porque ellos sin dispares para mantenernos desunidos. Porque si comparamos con el crimen de Blas, dónde hay más de 15 policías imputados, nosotros tenemos imputados con carátulas mínimas.

“El comisario Sosa Gallardo cambia el acta diciendo que los hechos fueron frente a la comisaría, cuando en realidad fue a tres cuadras de ahí. Él no está imputado. Tampoco la enfermera que le negó la atención. Hay superiores a estos cinco policías que deberían estar imputados y no lo están. En el caso del Blas, sí. Pero eso no nos va a desunir. Porque eso es el trabajo que hacen con esa cadena de impunidad”, expresó Ivana.

Y remarcó. “Esta no es una acción de un policía que se le salió la chaveta. Es toda la institución y principalmente los que estuvieron activamente esa noche”.