En los patios del monte, entre molles y chañares, se respira la alegría del canto compartido y se regalan mil abrazos de brazos construidos