El SIPOS profundiza el conflicto por el servicio de agua en las calles para preservar las fuentes de trabajo

Coopi Gremial Portada

El Sindicato del Personal de Obras Sanitarias (SIPOS) llevó adelante este viernes por la mañana una medida de fuerza que consistió en abandono de tareas, concentración y movilización de los y las trabajadores de la COOPI en Villa Carlos Paz. La protesta se concretó con un corte total de la Av. San Martín frente a la oficina de turismo, en uno de los principales ingresos a la ciudad en el comienzo del fin de semana largo de Carnaval.

El reclamo fue la defensa de los puestos de trabajo y de los derechos laborales que hoy les garantiza la institución y se ven amenazados por el decreto que municipaliza el servicio de agua.

El gremio y el cuerpo de trabajadorxs de la COOPI realizaron un corte de la calzada con quema de cubiertas.

La decisión se tomó luego de que en la última audiencia en el Ministerio de Trabajo el municipio reiterara su negativa a tomar a las y los trabajadores de la COOPI preservando sus condiciones de trabajo.

Así lo explicó durante la movilización Gustavo Valdez, secretario general del SIPOS: “El municipio planteó que no van a tomar a los trabajadores y que lo único que puede proponerles es incorporarlos con un contrato basura de empleado público. Decimos que es basura, porque es de 3 meses, renovable únicamente si el municipio lo considera pertinente”.

La única propuesta que existe hasta el momento por parte del gobierno municipal es extender el Registro de Trabajadores hasta el 17 de febrero, pero la contratación se haría bajo el régimen municipal. Esto significaría que “los trabajadores dejarían sus derechos y antigüedad por una situación precaria de contratación y, por supuesto, un nivel salarial más bajo”, agregó.

“Ante esta situación lo que decidimos es profundizar el conflicto y lo planteamos con claridad: esta va a ser la realidad en Carlos paz desde aquí y hasta que resuelvan la situación de los trabajadores”, subrayó.

Las bengalas tiñeron el cielo de azul y marcaron, de esta manera, una nueva jornada de lucha. La manifestación latió al ritmo de los bombos y canciones que advierten la gravedad institucional que representa la decisión municipal. Además, había carteles que denunciaban la situación de 400 familias con el riesgo de quedar en la calle, por estar vinculadas de manera directa o indirecta a la cooperativa.

En ese contexto, Valdez dejó un mensaje dirigido al ministerio: “Luz y Fuerza y las cuatro centrales sindicales le pidieron al ministro (Omar Sereno) que intervenga con firmeza para que el municipio haga lo que tiene que hacer, que es incorporar a todos los trabajadores.”

Desde el gremio también existe un fuerte malestar por la criminalización de la protesta que está llevando adelante el gobierno de Carlos Paz Unido, que ha implicado la detención e imputación de Valdez, episodio que fue denunciado en la audiencia.

Ante ese escenario, está previsto un recrudecimiento del conflicto. Vale decir que el municipio pretende asumir la prestación del servicio de agua el próximo 26 de febrero sin explicitar un plan técnico y sin dar respuesta por la continuidad de los puestos de trabajo dignos que hoy sostiene la COOPI.