El gobierno nacional acumula una deuda millonaria con organizaciones que trabajan con personas con discapacidad