El 83% del personal de salud municipal está precarizado

Coopi

Ni una pandemia hizo que las autoridades del municipio revisen la situación laboral de lxs trabajadorxs de la salud que desde hace semanas se encuentran en estado de asamblea y movilización reclamando mejores condiciones laborales.

Ni siquiera el fallecimiento del doctor Julio César Portillo Rossell los ha hecho reflexionar y plantear una recomposición salarial.

Con carteles que se exhiben en las protestas, el personal de salud ha salido a denunciar que el 83% de ellos se encuentra precarizado. Solo el 17% está en planta permanente, 22% está con contratos y el 61% está con locaciones de servicio (monotributo). Es decir que el 83% está sujeto a contratos que se renuevan cada tres meses.

“Eso genera una inestabilidad laboral a todos los compañeros. Además, el nivel salarial es muy bajo. Hoy todos estamos bajo la línea de pobreza. Esto nos genera que tengamos que tener dos, tres y hasta cuatro trabajos”, dijo uno de los médicos participantes de la protesta desarrolladla el lunes frente al hospital Gumersindo Sayago.

“No hemos tenido ningún tipo de reconocimiento por ser personal expuesto y por los riesgos que tenemos. Un claro ejemplo es lo sucedido con el doctor Portillo. Tenemos otro compañero en terapia que gracias a Dios está mejorando día a día. No hay ningún tipo de reconocimiento. La nación y la provincia dieron reconocimiento a sus empleados. El municipio de Carlos Paz, nada”.

Los cuatro puntos principales que le exigen al municipio son: aumento de sueldo de por lo menos el 35%; pago diferenciado de feriados; semana sanitaria para todo el personal de salud; y contemplar en la remuneración el ítem de trabajo de riesgo para todo el personal sanitario (implica un 15% de remuneración sobre el salario básico).

Después de varias semanas de asambleas y protesta en las calles, se han encontrado con una pared. 

“Estamos participando médicos y médicas, también están los psicólogos, fonoaudiólogos, fisioterapeutas, gente de laboratorio, bioquímicos, enfermeros y todo el personal de salud. Estamos no solo los trabajadores del hospital, sino de los dispensarios”, dijo a VillaNos Radio la doctora Cristina Farah.

Esta semana, además de las asambleas y protestas, también comenzaron a no llenar el registro de las obra sociales para el recupero de gastos.

“Seguimos intentando ser escuchados. No hemos tenido ningún contacto oficial”, añadió la profesional. También se envió carta a todxs lxs ediles, convocándolos a una reunión el jueves 10 de diciembre, sin embargo al encuentro solo asistieron concejalxs de la oposición.

Mismo pedido de reunión se le planteó al defensor del Pueblo, Daniel Mowzset, sin embargo hasta el momento no se ha concretado ningún encuentro. También se reiteró solicitud de audiencia al secretario de salud, Julio Niz.

“Estamos ansiosos esperando una respuesta. Creo que esto se tiene que solucionar. Estamos a las puertas de una temporada turística y nosotros queremos seguir trabajando normalmente”, expresó Farah.

Y remarcó: “Nosotros estamos pidiendo una diferenciación que no sabemos cómo se puede instrumentar. Puede ser en forma de bono o con el reconocimiento de que hacemos una tarea de riesgo. Esperemos que se logre.

“Quiero suponer que el gremio sigue trabajando en esto. Yo sigo esperanzada, otros compañeros son más drásticos. Espero que esto tenga como resultado que mininamente podamos conversar. No creo que todo se arregle en una sola reunión, pero el inicio de un diálogo es positivo”.