El 2 de mayo comenzará el juicio por el femicidio de Cecilia Basalúa

Géneros Justicia Portada

Después de una postergación que nunca fue aclarada, finalmente el 2 de mayo comenzará en Tribunales de Cruz del Eje el juicio para determinar responsabilidades en el femicidio de Cecilia Basaldúa. La joven mochilera de 35 años estuvo desaparecida 20 días en abril de 2020 y la encontraron asesinada en cercanías del basural de Capilla del Monte.

“El juicio se hará en Cruz del Eje, por una cuestión de cercanía de los jurados populares. Pero la que interviene es la Cámara de Villa de Dolores”, aclaró Daniela Pavón, abogada de la familia Basaldúa.

El único imputado en la causa es Lucas Bustos, un albañil de 24 años. Tanto las querellas como la defensa coinciden en señalar que se trata de “un perejil” y que debe investigarse a Mario Mainardi, el propietario de la vivienda que alquiló la víctima.

“No acompañamos la acusación de la fiscal de Cosquín, Paula Kelm. Seguimos insistiendo en que hubo un montón de irregularidades en la investigación. Consideramos que los responsables de este hecho no estarán siendo juzgados en este juicio. Seguimos pidiendo que haya una investigación seria y que se encuentren a los culpables”, expresó la letrada.

En este sentido expresó que tiene expectativa de que en el juicio queden expuestas esas irregularidades. “Esperamos que la justicia le dé un poco de paz y tranquilidad a la familia, que ha sido super maltratada por el Poder Judicial desde el comienzo. Nunca fueron recibidos ni escuchados. Creemos que esta es la oportunidad como para encontrar justicia por Cecilia”, expresó.

La abogada mencionó que dentro de las fallas de la investigación de instrucción faltó realizar una inspección en el lugar donde se halló el cuerpo. También se hallaron manchas de sangre post luminol en la casa de Mario Mainardi y que nunca fueron analizadas. “Seguimos sosteniendo que Mainardi es el principal sospechoso; sin embargo, no se investigó ni a esta persona ni a su entorno”, reiteró.

La letrada también abogó para la Cámara interviniente tenga perspectiva de género para fallar. “Es importante que no se siga poniendo el ojo sobre la víctima”, remarcó.