Detuvieron al secretario general del SIPOS durante una protesta y lxs trabajadorxs de la COOPI concentraron en la comisaría exigiendo su liberación

Coopi DDHH Política - Municipal Portada

Este mediodía fue detenido el secretario general del SIPOS, Gustavo Valdez, durante una movilización de lxs trabajadorxs de la Coopi.

La protesta, q se desarrollaba pacíficamente frente al municipio de Carlos Paz, se trasladó a la sede de la comisaría para pedir su inmediata liberación.

Hay una fuerte presencia de efectivos de la policía de Córdoba y personal de infantería bloqueando los ingresos a la unidad departamental Punilla.

“Fue una acción totalmente arbitraria dispuesta por la guardia de seguridad de la municipalidad. Se lo acusa al compañero de romper una ventana”, sentenció el abogado Julio César Martínez y negó rotundamente la acusación.

“No nos dejan entrar a los abogados, hace una hora y media que lo tienen detenido, no sabemos cuál es la carátula ni la imputación. Lo que si entendemos es que es una clara manifestación política”, explicó Silvina Sayago, abogada y comisión directiva del Si.P.O.S.

“Están ensuciando y embarrando como hacen siempre. Seguramente esto servirá para que salgan a descalificar una movilización que era absolutamente pacífica por los trabajadores que nada más ni nada menos, en esta época, están defendiendo su fuente de trabajo. Claramente es un acto de provocación como todo lo que está haciendo el municipio de Carlos Paz y de descalificación”, subrayó Sayago.

Mientras tanto, lxs trabajadorxs expresan su repudio al accionar represivo por parte de la fuerza policial con una concentración y el corte de la Av. San Martín.

Vale mencionar que la protesta inició en el marco de una asamblea de socios para designar a los liquidadores de la empresa Carlos Paz Gas, lo que implica el fin de una experiencia local de gestión social del gas natural en la ciudad.

Lxs trabajadorxs de la Coopi concentraron frente al municipio de Villa Carlos Paz para repudiar el ataque del intendente Daniel Gómez Gesteira hacia la institución y su intento de destrucción de la cooperativa, despojándola del servicio de agua que presta hace 57 años en la región. Allí fueron acorralados por más de 50 efectivos policiales y de infantería que bloquearon el ingreso al municipio.

Hay más de 400 puestos de trabajo en riesgo por esta decisión arbitraria e ilegítima del gobierno de Carlos Paz Unido. Hoy vencía el plazo de un registro municipal para que se inscriban quienes pretendan pasar al municipio. Esto implica la pérdida de fuentes de trabajo y de las condiciones salariales y de trabajo que garantiza la Coopi.