Cuesta Blanca: denuncian que la Comuna intima a vecinxs que firmaron a favor de la asamblea extraordinaria por el agua

Portada Servicios Públicos

El 15 de febrero pasado, vecinxs de Cuesta Blanca presentaron ante las autoridades comunales las firmas necesarias para que se convoque a una asamblea extraordinaria, tal como lo establece la ley provincial 8102.

La intención de lxs firmantes es abordar la situación del servicio de agua, cuya lógica prestacional ha cambiado a partir de que la municipalidad de Villa Carlos Paz comenzó a operar la planta potabilizadora, el 30 de abril de 2021.

Como muestra de ello mencionan el deterioro de la calidad del agua que llega a las viviendas y los cortes unilaterales efectuados en el suministro. También genera mucha preocupación que la Comuna firme un convenio similar al ya rubricado por los municipios de San Antonio de Arredondo e Icho Cruz, que somete a las poblaciones al criterio de abastecimiento que fija Villa Carlos Paz.

Vale recordar que, entre otros aspectos, estos convenios establecen que es el municipio de Villa Carlos Paz el que fija el valor de la venta de agua en bloque y que la falta de pago puede derivar en “la recisión del contrato y/o suspensión de la venta/provisión de agua potable”.

Inicialmente se le solicitó a la jefa comunal Ana Gaitán a que convoque a la asamblea extraordinaria. Ante la negativa, lxs vecinxs activaron una junta de firmas para conseguir formalmente que se convoque a ese espacio de participación ciudadana.

En este punto es importante resaltar que el artículo 207 de la ley 8102 establece que con las firmas del 20% del padrón es posible concretar el llamado a la asamblea extraordinaria, que debería desarrollarse en un lapso de 30 días.

“Luego de un par de semanas de hablar con los vecinos y comentarles la situación, tuvimos una muy buena respuesta. La amplia mayoría está de acuerdo y le parece lo más normal y saludable que haya un espacio de participación democrática para saber más sobre la problemática de agua”, dijo a VillaNos Radio Fernando Barri, vecino de la localidad e integrante de la ONG ADARSA (Asociación de Amigos del Río San Antonio).   

“Juntamos más que el mínimo de firmas necesarias. Ahora el ejecutivo municipal debe fijar la fecha en 30 días. Esperemos que no salgan con nada raro para no otorgar la asamblea”, dijo Barri a día siguiente de haber ingresado por mesa de entrada el pedido de solicitud con las firmas avalistas.

Sin embargo, a pocos días de eso, desde el espacio de vecinxs autoconvocadxs denominado “Asamblea por el agua en Cuesta Blanca” emitieron un comunicado en el que denunciaron que desde la Comuna se está amenazando e intimidando a lxs vecinxs firmantes con el objetivo de que declinen su pedido.

“En vez de dar respuesta formal y comenzar las gestiones y divulgación requerida por la Ley para la realización de la Asamblea, la Comuna de Cuesta Blanca está realizando una ‘caza de brujas’ sobre parte de los vecinos y vecinas que han firmado el pedido, amenazándolos en algunos casos y ofreciendo dádivas en otros, a cambio de que se retracten de haber firmado.

“La señora Gaitán y quienes la acompañan en su gestión parecieran vivir en otro tiempo, donde oscuros intereses podían imponerse a la voluntad ciudadana a través de prácticas espurias. No comprenden que el único interés que poseen los vecinos de la localidad es el bienestar colectivo y prevenir problemas en algo tan básico como un servicio público, para lo cual una Asamblea de vecinos ayudaría a fortalecer una propuesta consensuada que beneficie a todos y todas”, se lee en el escrito.

Susana Aventuroso, vecina de la localidad e integrante de ese espacio, calificó de “torpe” y “antidemocrático” el accionar de la Comuna. “Han estado punteando firma por firma, lo cual raya lo ridículo porque las firmas ya fueron entregadas. Es decir: es un acto consumado y no hay vuelta atrás”, expresó.

La mujer reiteró que el objetivo fundamental de pedir una Asamblea Extraordinaria es para abordar la situación del agua a los fines de defender los intereses de la población de Cuesta Blanca. “La vecindad de Cuesta Blanca se ha organizado para decir: ‘Punilla Sur abramos los ojos’. El abastecimiento de agua debe definirse desde el derecho y no desde la prepotencia”, remarcó.