CPU aprobó en soledad Presupuesto y Tarifaria 2022

Política - Municipal Portada

Con un debate parlamentario que se extendió por casi tres horas, finalmente el bloque de Carlos Paz Unido aprobó en soledad el Presupuesto 2022, que contempla un gasto que ronda los 3600 millones de pesos. Lo hizo durante la sesión del pasado jueves 30 de diciembre.

Por cuestiones sanitarias, la sesión fue mixta. Los concejales Sebastián Guruceta, Mariano Melana y Patricia Morla estuvieron conectados desde sus viviendas, cumpliendo con el aislamiento por ser contacto estrecho de personas que han contraído la enfermedad en estos días.

Quien dio el puntapié inicial al debate fue la presidenta de la Comisión de Economía y Finanzas, Carina Fernández, que se limitó a exponer las cuestiones técnicas del Presupuesto señalando que a través de esta herramienta se establecen “cuales son y hacia donde están orientadas las políticas de gobierno”.

“Aprobar el Presupuesto es un acto de responsabilidad institucional que le permite al gobierno ejecutar decisiones”, cerró su primera intervención en un claro mensaje a los concejales de la oposición.

Seguidamente tomó la palabra el edil de Carlos Paz Somos Todos, Jorge Lassaga, quien brindó un minucioso detalle aludiendo a la subejecución de partidas.  “Si no van a hacer las obras, no las cobren, bajen las tasas a los vecinos. Planificar es hacer las obras con los fondos que les cobran a los vecinos”, remarcó.

En varias oportunidades habló de que se rata de un “presupuesto inflado”. “Año tras año inflan los números para disimular el peso de las partidas que se ejecutan en su totalidad”, dijo y como ejemplo mencionó que la partida de personal se ha ejecutado en un 94% mientras que lo correspondiente para el plan Terrenos para tu Vivienda I apenas alcanzó el 2,3% y el plan de remediación del lago San Roque, un 7%.

Lassaga cerró su primera intervención diciendo que ninguna observación propuesta por otros concejales o por los vecinos en la audiencia pública fueron tenidas en cuenta. “Se usa al concejo como una escribanía que aprueba sin discusión real lo que manda el Departamento Ejecutivo”, dijo dejando en claro su rechazo al proyecto. 

Por su parte, el concejal de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta, reparó en el detalle de que no se trata sólo de hablar de si se usó o no el dinero, sino en la necesidad de controlar el cumplimiento de las metas que el gobierno se propone. En este sentido habló de la necesidad de definir “objetivos medibles”. “El Presupuesto termina siendo un cheque en blanco para el intendente. No hay forma de corroborar el cumplimiento de objetivos”, expresó.

Cuestionó la falta de ejecución de las cuentas de afectación especifica y abogó porque se eliminen de las tasas municipales para bajar la presión tributaria. “Que sobren los recursos no es un logro. O se cobró en exceso o no se ejecutó lo previsto, lo cual implica falta de gestión. En inaceptable que en plena pandemia al municipio le sobren 250 millones de pesos. No creemos que esto sea razonable”, dijo.

Seguidamente la concejala radical Natalia Lenci reparó en la necesidad de cumplir con un presupuesto programático, tal como lo establece la Carta Orgánica Municipal. Sostuvo que el análisis de la auditora de gestión “aporta información, pero en algunos aspectos no en profundidad”.

Criticó la disparidad en los montos definidos para algunas partidas y como ejemplo comparó que para la Defensoría del Pueblo se estima un gasto de 30 millones de pesos, mientras que para políticas de género lo previsto es de 6 millones. En este sentido recordó que para la elección de la Defensoría el 75% del padrón no participó.

El concejal del Frente Capaz, Gustavo molina, calificó de “temerario” que recién el 30 de diciembre se esté tratando en segunda lectura el Presupuesto. “La COM dice que debe ser aprobado antes de que finalice el año. Mi mirada es que en el futuro no lleguemos a una instancia como esta. El gobierno tiene los votos necesarios para aprobarlo, pero no hubiera llegado a estar en esta situación temporal”.

Objetó el excesivo gasto en publicidad y, comparando con la impronta que tuvo el gobierno de Juan Manuel de Rosas, aludió al “culto a la personalidad”. Dijo que se gasta casi un millón de pesos por mes para pagar “el café más caro del país”, en referencia a la pauta que el municipio tiene en el segmento “La Mesa del Café” que se emite en Cadena 3.

“En la pauta publicitaria se nombra a la ciudad, pero también al intendente. Algo que está prohibido por ordenanza”, dijo.

Tras ello, el concejal de Carlos Paz Despierta, Daniel Ribetti, dio sus fundamentos para rechazar el Presupuesto 2022 y dijo que tenía la sensación de vivir un dejavú.

“Todos detectamos esta mecánica recurrente. Desde el punto de vista técnico es prolijo y equilibrado, como dice la auditora de gestión. Pero creo que deberíamos aplicarle otras dinámicas al análisis”, comenzó diciendo y reiteró la crítica de la falta de ejecución de obras previstas en los presupuestos de años anteriores.

Habló la necesidad de que priorice la protección del ambiente para potenciar la ciudad. “Esta gestión que se autodefine como ecogestión que le dedica el 0% al plan de manejo del área protegida”, precisó.

Y añadió: “No hay otra cosa que limite el potencial de esta hermosa ciudad que el ambiente. Hay que prestar atención a eso. Queremos que esta ciudad crezca y tenemos un compromiso generacional con nuestros hijos. El lago no puede esperar ni un minuto más”, remarcó.

Como respuesta a los planteos, la concejal Fernández ensayó una respuesta diciendo que no correspondía hablar de la ejecución de partidas porque no se estaba discutiendo la Cuenta General del Ejercicio. También afirmó que “el gobierno no tiene la obligación de gastar el 100%, sino que el presupuesto es una herramienta dinámica”.

“Somos un gobierno que se autofinancia para no recurrir al endeudamiento”, dijo para justificar el mantenimiento de las cuentas de afectación específica y la colocación de fondos municipales en plazos fijos. En este sentido reconoció que, si bien las tasas de interés conseguida no alcanzan a cubrir los niveles inflacionarios, afirmó que esa práctica es más provechosa que si tuviera que salir al mercado a tomar crédito para financiarse.

“Si no nos acompañar es porque asumen un lugar de oposición por la oposición misma”, acusó.

Esta afirmación es lo que dio lugar a lo más encendido del debate donde desde la oposición cuestionaron que se los ubique en ese lugar siendo que es el propio oficialismo el que no ha demostrado tener una apertura a los aportes que se hacen desde los bloques de la minoría.

“Quieren que colaboremos, ¿con qué? Si no nos dan señal de nada. He presentado 94 proyectos que no han tenido ningún tratamiento. Este es un presupuesto inflado y las obras no se hacen. El vecino es el que pone todo”, dijo Ribetti.

“El consenso que se pide es más responsabilidad del oficialismo. Nuestros proyectos no tienen ningún tratamiento. El consenso no es estar todos de acuerdo, sino que -aun opinando distinto-nuestra opinión tiene que ser respetada”, añadió a su turno Quaranta.

Finalmente, la mayoría automática de Carlos Paz Unido se impuso con los votos de Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Mariano Melana, Carina Fernández, Leonardo Villalobos y Patricia Morla.

Mismo destino tuvo la aprobación de la Ordenanza Tarifaria 2022, que establece un aumento en las tasas municipales de entre el 45% y 48%. Tras la explicación técnica de la concejala Fernández, el único que tomó la palabra fue el concejal Lassaga quien justificó su rechazo diciendo que la tarifaria es la que soporta el Presupuesto que acababa de votar en contra.

“Es un Presupuesto contrario a los intereses de los vecinos y por ende tenemos múltiples diferencias con este proyecto tarifario. Además, es complejo acompañar proyectos que se resuelven en soledad”, añadió.

Fuente: La Jornada Web