“Condiciones laborales dignas”, la demanda del personal del hospital municipal

Salud Trabajo

El malestar del personal del hospital municipal Gumersindo Sayago sigue creciendo. El sábado pasado al mediodía la protesta se trasladó hasta el principal ingreso de Villa Carlos Paz, sobre Av. San Martín.

“Reconocimiento salarial a los que ocupan la primera línea”, “salud digna, salarios dignos”, “nos estamos enfermando y muriendo”, “Sr. Intendente ausente” eran algunos de los carteles que sostenían lxs trabajadorxs de la salud.

La medida se resolvió de manera espontánea tras a falta de respuestas por parte del gobierno municipal. Vale recordar que miércoles 2 de diciembre, el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) firmó un acuerdo con el Ejecutivo Municipal que establece una actualización salarial del 5% a partir de diciembre, 10% desde enero de 2021 y 5% a partir de abril.

Esto está muy lejos de las pretensiones del personal de salud que subraya que durante la pandemia no han parado de trabajar en ningún momento. A eso se suma que el personal sanitario se está enfermando e incluso perdiendo la vida.

Un abrazo solidario teñido de tristeza. El jueves 3 de diciembre, en el marco del abrazo solidario al hospital Gumersindo Sayago por ser el día de lxs médicxs, se conoció la noticia del fallecimiento del hemoterapista Julio César Portillo Rossell. Su esposa e hijas estaban participando de la protesta. El médico tenía 65 años y desde el 23 de noviembre se encontraba en terapia intensiva en el hospital Domingo Funes, luego de contraer coronavirus.

“Era el jefe de servicio de hemoterapia y hace más de 15 años que estaba acá. Fue uno de los precursores de estas luchas para tratar de recuperar los derechos de trabajadores de la salud. Porque no nos consideran trabajadores de salud, sino empleados municipales. Realizamos trabajo de salud, pero somos precarizados”, dijo uno de los médicos que con los ojos humedecidos sostenía la fotografía del doctor Portillo Rossell.

El profesional recordó que no solo se está pidiendo una actualización salarial acorde a los niveles inflacionarios del 2020, sino también el reconocimiento de la semana  sanitaria, el plus por realizar un trabajo de riesgo y pago diferenciado de sábado, domingos y feriados.

“Buscamos que se respete al personal de salud, más con la situación que estamos atravesando con esta pandemia. Esperemos que ahora que se fue el compañero tomen un poco de conciencia y actúen con más dignidad”, subrayó. Por estos días, el enfermero Pablo Miranda también se encuentra cursando la enfermedad. “Él está mejor y la sigue luchando”, describió.

Por su parte la doctora Cristina Farah señaló que las asambleas de dos horas por turno continuarán (de 10 a 12 y de 16 a 18 horas, atendiéndose solo emergencias).

Consultada  sobre el acuerdo que firmó el STM con el Ejecutivo, la profesional reconoció que lxs trabajadorxs de la salud rechazaron la propuesta y que fue “muy mal recibida”.

Apoyo ciudadano. En el abrazo solidario al hospital Sayago se sumaron vecinxs y representantes de diferentes organizaciones sociales e instituciones intermedias. Así, Gustavo Franceschini, en representación de UEPC sostuvo que “es una lucha justa y una deuda pendiente que tiene el municipio”. “En época de pandemia no se pueden seguir construyendo conflictos. Están destruyendo el entramado social de Carlos Paz”, consideró.

Adriana Condori, madre de Camila Liendro (fallecida en julio de 2019) que viene encabezando el reclamo de justicia por su hija pero a la vez demanda mejoras en la atención en salud, también expreso su solidaridad con el reclamo de lxs médicxs.  “Hace años que el municipio tiene en decadencia a la parte de salud. Vengo a apoyarlos porque necesito que el municipio mire estas causas, mire la salud”, dijo.

María Mancuello, activista socioambiental subrayó que el hospital es el lugar donde acuden muchas personas que necesitan contar con atención sanitaria. “Necesitamos que el personal médico esté descansado, en condiciones optimas para atender a la ciudadanía. No podemos venir y encontrar aun medico que no le alcanza el sueldo, que tiene guardias permanentes, que no duerme. Los sueldos tienen que ser acordes a la función que cumplen y sobre todo el riesgo que tienen al exponerse a situaciones insalubres”.