Carlos Paz Unido aprobó la eximición del pago del agua al barrio donde vive Avilés

Portada Servicios Públicos

Vergonzoso es poco. El bloque de Carlos Paz Unido aprobó en soledad una ordenanza que exime del pago del servicio de agua a lxs vecinxs que viven en Villa Parque San Miguel.

La pregunta es… ¿por qué?

“Resulta necesario adecuar el sistema operativo y asegurar las condiciones de generalidad y accesibilidad del servicio, durante un corto período, en el que no se percibirá contraprestación a los vecinos por el servicio de agua potable, hasta tanto sean realizados los ajustes pertinentes”, se lee en el escueto proyecto que tiene sólo dos artículos.

Los bloques de la oposición salieron en fila a repudiar el proyecto insistiendo en que no hay fundamentos que justifiquen semejante decisión que pone en situación de privilegio a quienes viven en ese barrio.

“Flaco favor le hace este proyecto a funcionarios políticos municipales o personas conocidas de la ciudad como el exintendete (Esteban) Avilés o su hermano, como el propio defensor del Pueblo (Daniel Mowszet) o su hijo, o el propio señor (Roberto) Rizzi que condujo Carlos Paz Gas hasta hace poco. Legítimamente tienen su propiedad en este barrio y ahora, sin pedirlo ni necesitarlo, el municipio decide unilateralmente eximirlos del pago del agua potable cuando en la ciudad hay cientos de vecinos que tienen problemas y la ayuda no les llega”, fundamentó el concejal de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta.

Además, hizo hincapié en que, al tratarse de una ordenanza de excepción, debería implicar doble lectura, audiencia pública y mayoría extraordinaria (es decir, 10 votos). Sin embargo, haciendo una interpretación forzada de la Carta Orgánica, el avilesismo aprobó la eximición sólo con los siete votos de sus concejales (Soledad Zacarías, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Mariano Melana, Carina Sánchez, Leonardo Villalobos y Patricia Morla).

Guruceta dijo que, tras proceder a la toma de posesión del tanque de almacenamiento de agua del barrio, el municipio comenzaría a brindar el servicio de agua potable en la zona, lo cual requiere de inversiones, aunque no precisó cuáles.

Habló de que el municipio necesitaba de “un período ventana para adecuar las instalaciones y entregar el agua de acuerdo a las condiciones que cada ciudadano de nuestra villa se merece a través del agua potable”. Y repitió: “Entendemos prudente que hasta el 31 de diciembre de este año no se cobre el servicio hasta tanto no se realicen las obras correspondientes en la conexión”.

En las sucesivas intervenciones, lxs ediles de la oposición hablaron de la falta de planificación, de que lxs vecinos de Villa Parque San Miguel no han solicitado ninguna eximición de pago del servicio y de que pareciera que el oficialismo toma esta medida anticipándose a la posibilidad de que falte agua.

“Está claro que si el municipio comienza a prestar el servicio de agua potable debe cobrarlo, como a cualquier otro vecino de la ciudad. No hay otra posibilidad. Si no, cada vez vamos a tener más categorías de vecinos. Ya tenemos una categoría de vecinos que engloba a la mayor cantidad de los usuarios, que son aquellos que están pagando alrededor de 600 pesos. Tenemos una segunda categoría de vecinos, que son los que viven en Villa del Lago, que pagan alrededor de 1100 pesos, lo que incluye el costo del servicio y un costo de gasto administrativo sin mayores explicaciones, y que son rehenes de la Cooperativa San Roque, cuya única función hoy es bombear el agua que les llega y cobrar el servicio. Y ahora vamos a generar una tercera categoría de vecinos, los vecinos de Villa Parque San Miguel, que sin pedir nada se les concede una eximición que claramente no encuentra ningún fundamento serio y atendible, porque no hay ninguna necesidad económica de parte de estos vecinos que lo haga necesario. Salvo, que el municipio esté sabiendo que no va a poder prestar el servicio con normalidad, y esté justificando anticipadamente eso. Si no, no se entiende el sentido de pretender eximir a este barrio”, dijo Quaranta.

“Manifiesto mi total desacuerdo respecto a una eximición de tres meses para el barrio Villa Parque San Miguel. Todos los vecinos están en igualdad de condiciones, y estos derechos o beneficios a un sector son imprudentes. Por lo tanto, no voy a acompañar este proyecto”, argumentó escuetamente la edila Natalia Lenci.

“Hay una falta de planificación total y absoluta. Van como ciegos. Instalaron un caño para interconectar el tanque y no saben cómo seguir. Vemos que el gobierno municipal lleva infraestructura hacia Parque San Miguel y no tiene respuestas concretas, ni proyección. No saben dónde están parados”, consideró el concejal Jorge Lassaga (Carlos Paz Somos Todos).

A esas expresiones se sumaron las del edil de Carlos Paz Despierta, Daniel Ribetti quien comenzó diciendo “no hay ni una justificación que sostenga este obsequio”.

“No me queda claro cuál es el objetivo de esta eximición. También me da la impresión que es una suerte de salvoconducto para legitimarse por si algo sale mal. Me parece que en el contexto de un servicio de esta importancia no debería haber márgenes para que algo salga mal. Si se planifica como se dice que se planifica, nada debería salir mal. En consecuencia, no hay por qué anteponer esta argumentación a situaciones que todavía no se dieron, y que se supone que no se van a dar”, expresó.

El concejal del Frente Capaz, Gustavo Molina, volvió a poner la mirada en quienes viven en ese barrio: “No quiero pensar mal y creer que, porque ahí vive el exitendente Esteban Avilés, le quieren hacer ahorrar unos pesos por el agua. supongo que debe haber otra cosa más criteriosa”, dijo con ironía y agregó: “Lo que sí está claro es que hay una serie de imprevisiones y de ineficacias al momento de la prestación del servicio”.