Carande Carro: otro ciclo lectivo, en galpones

Educación Portada

(Foto: Luis Tórtolo) “La situación en mas o menos la misma con respecto al año pasado y al anterior”, afirma con hartazgo y un dejo de resignación Mariana Mereles, madre de una estudiante del IPEM 190 Dr. Pedro Carande Carro.

Es que estamos a las puertas del comienzo de un nuevo ciclo lectivo y la construcción del nuevo edificio escolar registra pocos avances. Es por ello que este año lxs estudiantes comenzarán las clases asistiendo, una vez más, a los galpones de calle Atenas, lugar que desde el 2020 funciona como espacio escolar hasta tanto este terminado el denominado “edificio madre” de calle Chile.  

“Los chicos este año van a continuar en los galpones provisorios. Se sigue en la misma situación: con baños químicos y con un montón de carencias que no correspondería que estén pasando”, expresó la madre.

El pasado martes 22 de febrero una comitiva del ministerio de Educación de la provincia junto a la Comisión de Padres estuvo recorriendo la obra del edifico madre y allí se pudo ver los escasos avances en la construcción.

“La verdad es que está igual a cuando fuimos en diciembre. Fuimos la Comisión de Padres, donde estamos participando muy pocos”, dijo Mereles y reiteró que “la obra está igual”.

“Nos hacen el circo al decirnos que hicieron esto o que harán aquello, pero a simple vista no hay posibilidades de que, por ahora, los chicos puedan tener clases en la nueva escuela”, afirmó y precisó que son 12 las personas que están trabajando. “Antes había 40 y ahora son 12 trabajadores. Imagínense que con eso mucho no se puede hacer”, expresó la madre.

Vale recordar que el reclamo por el nuevo edificio para el Carande Carro se desató en 2018 cuando el municipio autorizó al gobierno provincial a que comience con la construcción de una escuela PROA en el predio de la exfábrica textil, en calle Brasil, a pocas cuadras de la Carande.

Desde allí comenzó un proceso de lucha que implicó hasta la toma de la escuela por parte de lxs estudiantes. A finales de 2019, el predio donde funcionaba la escuela fue declarado inhabitable. Las tareas administrativas y exámenes pendientes se tomaron diferentes espacios cedidos por instituciones intermedias de la ciudad.

De esta manera, las sedes de los centros vecinales de Las Rosas Centro, El Canal y Solares de las Ensenadas; sumado al Centro Operativo de la Coopi en calle Paraguay y las aulas de la escuela García Ferre, albergaron a estudiantes y docentes de la Carande al finalizar el año escolar.

El compromiso asumido por la provincia es que para el ciclo lectivo 2020 se reubicaría a la totalidad de la escuela en un espacio alternativo. Las semanas fueron pasando y el espacio alternativo para que funcione la totalidad de la escuela, no aparecía.

Finalmente se decidió alquilar los dos galpones de calle Atenas. El comienzo de la pandemia permitió justificar los escasos avances. Lo cierto es que el compromiso asumido era que para el 2021 la comunidad educativa del Carande contaría con el edificio terminado. Pero estamos muy lejos de eso.

“Nos van corriendo las fechas y así van pasando los años. Si no es por la pandemia, es por la lluvia. No nos dieron ningún plazo de terminación de obra. Y sería que con mientan, porque ni ellos saben cuando van a terminar”, afirmó la madre.