Angustia, bronca y dolor en la firma de trabajadorxs de la COOPI en el Ministerio de Trabajo

Coopi Trabajo

El gobierno de Córdoba, a través de una resolución firmada por el ministro de Trabajo Omar Sereno el 5 de marzo pasado, definió que sean 102 los trabajadores de la COOPI en condiciones de pasar al municipio para la prestación del servicio de agua.

La decisión se tomó tras sucesivas audiencias en las que no hubo acuerdo entre el municipio y el Sindicato del Personal de Obras Sanitarias (SIPOS). Sereno avaló la lista de 94 trabajadores a absorber que había presentado el municipio, a la que sumó otros 8 “que acreditan trayectoria laboral en el servicio de agua”.

Vale recordar que el SIPOS había presentado una lista de 118, a diciembre de 2018, y un anexo de 52 trabajadores que se habían incorporado entre 2019 y 2020 y que también estaban afectados al servicio de agua.

La resolución del ministerio de Trabajo también deja establecido que 11 trabajadores de la COOPI vinculados a las cloacas y 2 al gas natural quedan “con un compromiso por parte del municipio” de tomarlos cuando se haga cargo de dichos servicios.

Diferentes interpretaciones. Tras conocerse la resolución, desde el gremio emitieron un comunicado en el que consideraron que son 118 trabajadores de la COOPI los que deben ser absorbidos por el municipio.

“Consideramos desde el Sindicato que se ha logrado salvar ese número de puestos de trabajo en un proceso de municipalización del servicio de agua potable en el que nunca se tuvo ninguna consideración respecto de los trabajadores afectados al mismo”, afirmó el gremio en un comunicado. Y agregó: “Queda mucho camino por recorrer en relación al servicio de cloacas que el municipio también pretende asumir. La lucha continúa en defensa de los trabajadores y las trabajadoras de la Cooperativa Integral”.

El municipio, por su parte, sostiene que para el agua “102 trabajadores de la COOPI deben prestar su conformidad con el proceso de absorción laboral e integrarse de manera inmediata a la prestación del servicio”.

“Por solicitud del municipio 13 trabajadores adquieren un derecho en expectativa hasta que el municipio preste el servicio de cloacas (11) y concesione el servicio de gas (2)”, agrega la gacetilla.

¿Qué dice la resolución?

El artículo 2 de la resolución establece “de conformidad al análisis de la documentación obrante en autos, antecedentes y análisis técnicos específicos producidos por la autoridad competente, que la dotación de personal necesario para el funcionamiento del servicio de agua en Villa Carlos Paz conformaría un total de 118 trabajadores”.

Antes, en los fundamentos, el ministerio estima en base a informes técnicos que para la prestación del servicio de agua se requiere un valor promedio de 3,5 operarios por cada mil conexiones domiciliarias, lo que para Villa Carlos Paz significa que la planta de personal supera el centenar.

En cuanto a los trabajadores de la COOPI que efectivamente están en condiciones de pasar el municipio, la resolución aprueba el listado de 94 que había pasado el gobierno (artículo 3), sumando otros 8 “que acreditan trayectoria laboral en el servicio de agua” (artículo 4).

El artículo 6 expresa textualmente: “ordenar al director del Interior y Delegaciones Regionales que arbitre con conocimiento de las partes y de los 102 trabajadores sujetos a absorción, los medios informáticos y/o recursos humanos que resulten idóneos a efectos de que los trabajadores manifiesten su intención de continuar prestando tareas en el ámbito del municipio (…).

La resolución ministerial dejó afuera también a 17 trabajadores por considerar que “desempeñan funciones o tareas de gerenciamiento, dirección, coordinación y vigilancia en el ente concesionario, atento a que los mismos resultan personal con facultades de organización y dirección (patronales) o bien integran el personal de su confianza; pretender su inclusión importa una flagrante contradicción que escapa al proceso en debate”, justifica el ministro.

Al cierre de esta edición continuaba abierto el proceso de expresión de voluntad de traspaso. 75 de los 102 trabajadores ya dejaron plasmada su firma en un documento que expresa que cuando el municipio asuma el servicio de agua se compromete a respetar: a) la fecha de ingreso con la antigüedad adquirida; b) categoría profesional de revista y monto de remuneraciones; c) Convención Colectiva aplicable y vigente; d) representación sindical; y e) toda otra condición esencial que conforme el contrato de trabajo vigente, incluidas las tareas en el ámbito del servicio de agua.

Para muchos, se trata de un proceso doloroso porque significa dejar un lugar de trabajo que por años fue también un segundo hogar. “El sentimiento es de angustia, bronca, nervios. La mayoría no queremos pasar. Lo hacemos porque no nos queda otra. Me siento como un prisionero de guerra. Como que estoy pasando al bando enemigo para estar cautivo ahí”, expresó Eugenio Cuba, trabajador de la COOPI desde hace 12 años.

Pedro Domínguez, de 35 años de antigüedad en la cooperativa reconoció que “fue una sensación rara”. “Si es que pasamos, todo va a cambiar. Ojalá que no se dé. No es lo mismo trabajar en la cooperativa que hacerlo en la municipalidad. Perderíamos la tranquilidad que tenemos trabajando acá. Nosotros vemos como trabajan ellos. La COOPI es todo para mí. Todo lo que tengo lo hice trabajando en la Cooperativa”.

Pablo Conci trabaja en la COOPI desde hace cuatro años. Integra la lista de lxs 102 trabajadorxs que pasarían a la municipalidad. “Estoy con mucha angustia y dolor. Hasta último momento, no perderé la esperanza de que esto pueda revertirse”, dijo.

Del mismo tenor fueron las declaraciones de Alejandro Bustos, actual trabajador e hizo de un operario jubilado en la Cooperativa. “Tengo una sensación horrible. Es una decisión muy fea que la pensé mucho tiempo. Yo me crié en la COOPI. Mi papá se jubiló en la Cooperativa. Pasar al municipio es muy doloroso”, expresó emocionado y agregó: “Hace cinco años que trabajo en la COOPI y quisiera jubilarme acá”.