A pura provocación, el municipio inspeccionó las plantas potabilizadoras

Coopi Portada Servicios Públicos

Tras exhibir una orden judicial y acompañados por la policía, funcionarios municipales ingresaron el jueves a la planta potabilizadora de agua de Cuesta Blanca que desde hace 57 años opera la Cooperativa Integral.

Era la primera vez que los funcionarios municipales se presentaban en el lugar.

Desde bien temprano, lxs trabajadorxs de la COOPI estaban en el lugar expresando su rechazo a la medida, en  estado de asamblea y quita de colaboración. La notificación de fiscalía decía que si se negaban a dejar pasar a la comitiva municipal se haría uso de la fuerza pública y se incurría en un delito, sin especificar cuál.

Los primeros en ingresar fueron los abogados de la municipalidad Darío Pérez y Ramón Montenegro. Desde la Cooperativa impugnaron el procedimiento diciendo que hay plazos procesales abiertos. El dictamen de la Corte Suprema de Justicia de la Nación no ha llegado al Tribunal Superior de Justicia y menos a la Cámara Contencioso Administrativa, que es quien debe autorizar el desarrollo de los pasos administrativos del eventual traspaso del servicio de agua a la esfera municipal.

Tras ello, los abogados de la municipalidad se retiraron de la planta para habilitar el ingreso de la comitiva municipal que se había especificado en el decreto 534/2020: el secretario de Desarrollo Urbano Ambiental Gustavo García Setti (finalmente no estuvo por razones familiares), el subsecretario de agua y saneamiento Roberto Cotti, el vocal del Tribunal de Cuentas Salvador Insigna, el director de Servicios Públicos Germán Rivero y director de Obras Públicas, Luis Piñero.

La presencia de Cotti e Insigna fue fuertemente repudiada. Vale recordar que fueron empleados de la COOPI y fueron desvinculados. En el caso de Cotti fue despedido al comprobarse que había utilizado infraestructura de la cooperativa para beneficio propio. No contento con ello, demandó a la institución y el Poder Judicial ratificó que se trató de un despido justificado. “Corrupto, ladrón”, le gritaban con bronca lxs trabajadorxs de la COOPI.

Desde la COOPI consideraron que esto fue un acto de provocación.

La comitiva también se hizo presente en la planta potabilizadora de barrio La Quinta, en Villa Carlos Paz. En este caso, la policía le dijo a Roberto Cotti que no ingrese al predio.

En el lugar, el asesor letrado de la Cooperativa Integral, Juan Carlos Antonino, aclaró que los funcionarios municipales podrían haber recorrido las instalaciones hace años, porque se trata de una facultad del ente concedente. Sin embargo, decidieron hacerlo en este momento donde pretenden avanzar con el traspaso del servicio de agua a la esfera municipal.

 “Evidentemente lo hacen ahora como inicio de un procedimiento de retomar el servicio que nosotros hemos objetado y hemos instaurado otras acciones, la última ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, además de la que vamos a interponer ante las autoridades judiciales locales”, expresó.

La COOPI está dejando constancia en acta de las objeciones a cada recorrido que está haciendo la comitiva municipal. En este sentido, Pablo Conci, trabajador y delegado del SIPOS (Sindicato del Personal de Obras Sanitarias) recordó que en todo este proceso jamás se puso en cuestión la calidad del servicio.

“Los propios funcionarios municipales han dicho que no está en discusión la calidad del servicio. Entonces, si eso no está en discusión, le pedimos por favor que nos dejen trabajar en paz. Si tienen diferencias, que se sienten a hablar como lo hemos convocado en muchísimas ocasiones, pero no están dispuestos a hacerlo”, expresó.  

Vale remarcar también que en el marco de la presentación hecha ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, autoridades de la COOPI y el abogado Claudio Oroz, tendrán una audiencia este viernes con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla.