8M: La radio salió a la calle para multiplicar voces de lucha

DDHH Géneros

“En la calle, para que no nos callen”, fue el lema elegido en este 2021 para la radio abierta de VillaNos Radio que desde hace seis años, de manera ininterrumpida, conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Cada 8 de marzo en Villa Carlos Paz, la Plaza del Avión es el punto de concentración para dar pie a la movilización feminista que inunda las calles con energía revolucionaria. La radio abierta se convirtió en un espacio de encuentro previo que permite recuperar voces y experiencias de vida sobrela capacidad de lucha y resistencia de las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries a lo largo de nuestra historia.

El micrófono invita a que la experiencia individual se inserte en la trama colectiva de la existencia. Este año esos testimonios fueron de mujeres que pelean por la justicia y el derecho a la salud, la educación, el trabajo y la inclusión.

El programa fue conducido por Mariana Blanco, docente e integrante del colectivo Ni Una Menos, y Jorgelina Quinteros del equipo de VillaNos Radio. Contó con la producción de Evelina Ramírez, la operación técnica de Martín Merlos y un mensaje de Graciela “Puchi” Rofrano de Sin Envoltorios.

La musicalización estuvo a cargo de artistxs locales que brindaron generosamente sus canciones para compartir con toda la audiencia. Participaron Cecilia Stocco, Julieta Menguó, Morenilla, Maive Sol y Lolita Fiamma. La actividad fue transmitida por la 100.7 y el Facebook de la emisora de la COOPI.

Hace seis años el proyecto nació a partir de la iniciativa del programa Sin Envoltorios, que aborda temáticas vinculadas a los derechos humanos, la inclusión y accesibilidad de las personas con discapacidad. Cada una de las transmisiones estuvo encabezada por Nadia Corzo y Macarena López Salvans, las amigas de Andrea Castana (asesinada en marzo de 2015 en Carlos Paz). El 2021 no fue la excepción.

En este contexto, renovaron el reclamo de justicia por el crimen que sigue impune e invitaron a la comunidad a participar de las acciones desarrolladas en el marco del sexto aniversario del femicidio. “Cada marzo se nos hace más difícil. Este año es dificilísimo. No puedo parar de llorar, la angustia me invade como si fuera el 2015. No puedo creer que pasaron seis años y todavía no tenga justicia, que no se sepa”, expresó Nadia.

Mientras tanto, Macarena hizo énfasis en la importancia del acompañamiento social para denunciar al poder judicial patriarcal: “Si no la defendemos entre todos la causa va a quedar en la nada. Nosotras pedimos justicia, no estamos pidiendo un favor. Acá existe una justicia ineficiente y corrupta”, subrayó.

Luego, se sumó Marianela Marvulli, trabajadora de la salud en el hospital municipal Gumersindo Sayago, para abordar el rol de las mujeres en el conflicto con el municipio a partir del reclamo de mejores condiciones laborales. De 13 trabajadorxs que fueron sancionadxs con despidxs o traslados arbitrarios, 11 son mujeres.

“Las mujeres fuimos asumiendo nuestro espacio y hoy por hoy te puedo asegurar que es un espacio que está ganado. Gracias a las nuevas generaciones que vienen que saben el lugar que tienen”, relató en relación a las médicas que hoy están al frente de la lucha.

Otro de los temas presentes en el programa fue la situación que atraviesa el IPEM 190 Carande Carro. Son madres, docentes y estudiantes las que se han puesto el reclamo al hombro por un edificio digno para más de 600 jóvenes. Una de ellas es la bibliotecaria Eugenia Cazenave.

“Me maravillan las estudiantes. Tienen una claridad, una seguridad y una cuestión con sus derechos. Los jóvenes siempre nos dan el ejemplo”, expresó.

Al final, tomaron la palabra integrantes del Colectivo de Mujeres de la COOPI, en el contexto del ataque que sufre la institución por parte del gobierno municipal. Carina Moyano (esposa de Omar Pucheta), Cristina Pot y Cintia Casas (mamá de Alejandro Bustos), Eugenia Nieto y Soledad Arnaboldi (trabajadoras) contaron cómo están atravesando el conflicto y se refirieron al sentido de pertenencia que las une con la institución.

“El asesinato de Ingrid Vidosa (trabajadora) a manos de su ex pareja despertó en el colectivo de compañeras y compañeros la necesidad de abordar la perspectiva de género. Por eso la cooperativa está en ese permanente cuestionarse, conocer y repreguntase el quehacer cotidiano”, valoró Eugenia.